El Albariño uruguayo en busca de su propio perfil
Lunes, 02 Octubre 2023 08:17

Vivero de Centro Vitis en Durazno. Vivero de Centro Vitis en Durazno.

La variedad protagoniza una explosión en todo sentido: de la viña a la mesa, el crecimiento exponencial augura que continuará siendo estrella. Les mostramos aquí algunos de los más recientes y menos conocidos lanzamientos.

Arapey 1250x115
TSTT-1250x115
Mintur verano 1250x115
Fiexpo 2024 1250x115

Un involuntario acierto cambió el presente y el futuro de Uruguay en materia de vinos blancos. En 2001, Juan Bouza plantó la primera hectárea (en rigor de verdad, ni llegaba a ser una) de Albariño en su finca de Melilla, como homenaje a sus ancestros gallegos. Extrapolando siglos, Bouza es casi como el Harriague de los tintos. Porque lo que vino después fue una explosión en todo sentido.

Eduardo Félix, el agrónomo que participó en aquel momento de ese acto histórico, hoy desde INAVI contribuye con cifras a mostrar en este informe el crecimiento de la superficie plantada de la variedad.

Más interesante aún es la presentación que realiza acerca de la amplitud geográfica que este fenómeno va tomando. Si algunos pensaron que se trataba únicamente de una semejanza con las tierras próximas al Cantábrico, aquí en el sur de Uruguay bordeado de aguas azules, se equivocó.

Vean qué sorprendente es la dispersión geográfica que abarcaban las viñas en abril de este año: lleva la delantera Maldonado (58,5 ha) y le sigue de cerca Canelones (41,3 ha), pero atrás y con menos de cinco hectáreas cada uno, ya se empezó a plantar Albariño en el sur en los departamentos de Montevideo, San José, Colonia, Lavalleja y Rocha, pero también en Durazno, Rivera y Artigas.

Miremos nuevamente el cuadro de superficie cultivada, solamente para sacar una fácil conclusión: los vinos que hoy están en botella seguramente son de viñedos de tres años... en 2020 eran 69,5 las hectáreas plantadas. Hoy con 116,5 ha el crecimiento sobre el primer valor es de 68%... Hay casi 200.000 plantas que aún no mostraron sus vinos. ¿Se entiende?

Del vivero a la tierra

Hablamos con Pedro González, de Centro Vitis, quien nos informó que en su vivero solamente multiplican Albariño clonal del clon 1143, pues importaron las plantas madres desde Francia en 2017, certificadas 'libre de virus'. Porque tienen esta certificación, están en condiciones de exportarlo, y tienen demanda desde Brasil.

"En la próxima temporada esperamos tener disponibles entre 30 a 40.000 injertos de esta variedad. Un porcentaje importante ya está comprometido a clientes que las han reservado con anticipación", explica. Sin embargo, y a pesar de que es una variedad interesante y le gusta mucho, agrega que "está de moda, pero yo creo que nuestro país tiene chance de producir excelentes vinos con otras cepas blancas, sólo el desconocimiento impide la implantación de otras variedades. ¡Hay que diversificar!".

Albariño en Urucepas injertado sobre portainjertos SO4.

En su vivero de San José, Urucepas, Santiago Heredia también multiplica plantas de Albariño desde hace dos años por injerto a partir de yemas de plantas en producción, lo que se denomina reproducción masal. "La variedad se ha comportado muy bien, con buen número de prendimiento. También se ha vendido muy bien, y está apareciendo una demanda importante", dice. "Los injertos se hacen sin pedido, el año pasado se vendieron una vez plantadas en tierra, e incluso recibimos consultas desde Argentina por el Albariño. Pensamos en hacer aproximadamente unas 5.000 plantas, para nosotros es un volumen razonable de venderse en 2024".

Otro de los viveristas que consultamos fue Fernando Scalabrini, responsable de Las Violetas, quien usa el mismo método de injerto por selección masal controlada en cuanto a virus, y junto a dos enólogos acaba de comenzar una selección y clasificación de plantas en su vivero para preservar las mejores para reproducción. Además, utiliza diferentes portainjertos según sea el suelo del futuro viñedo: SO4, Gravesac, Paulsen, 3309 Couderc, 101-14 Millardet para parcelas bajo riego.

En su caso, toda la producción de Albariño de este año la tiene vendida (y comienza a preparar la de 2024, dado que ya comenzaron a llegar los pedidos). Son unas 50.000 plantas. "Albariño es resistente a botrytis, y le da al viticultor un plus muy interesante. El rendimiento es similar al Tannat, entre 10.000 y 12.000 kg/ha lo cual garantiza un lindo volumen de alta calidad para elaborar", explica Fernando.

Si consideramos que el lapso recomendado para plantar va desde finales de agosto hasta diciembre, las cifras finales de 2023 van a indicar quizás unas 100.000 plantas más, y muchas más botellas y bodegas para los próximos años.

Impacto internacional

El Albariño uruguayo va haciendo historia a medida que el mundo vitivinícola va tomando cuenta de su existencia por su participación en ferias internacionales, y su evaluación por reconocidos críticos y expertos. Bouza, Garzón, Familia Deicas, Bodega Oceánica José Ignacio, y más recientemente Cerro del Toro y Compañía Uruguaya de Vinos de Mar han escalado varias veces por arriba de los 90 puntos con sus ejemplares.

Sin ir más lejos, este año el Familia Deicas Cru D'Exception Albariño 2021 fue elegido por Decanter como el mejor del mundo fuera de la península ibérica [Ver aquí »]. Nuestros albariños se exportan exitosamente a varios países, y esta tendencia está en crecimiento.

El perfil del Albariño uruguayo

Martín Viggiano, elegido en 2023 como enólogo joven del año por Tim Atkin y como enólogo revelación por Patricio Tapia, es un fanático de la cepa y además de viajar toda vez que puede a Galicia, ha realizado en nuestro país un seminario sobre Albariño en 2022. Le gusta decir que aún sabe muy poco y que su aprendizaje recién comienza. Pero aquí, en Uruguay, es uno de los más ilustrados en cuanto a conocimientos, aunque todos debemos reconocer que el enólogo con más experiencia en la variedad, por lejos, continúa siendo Eduardo Boido, de Bodega Bouza.

Invitado por Viggiano, nos visitó Xoán Cannas, un referente del Albariño español y director del Instituto Galego do Viño, quien en entrevista exclusiva para Bodegas del Uruguay expresó: "las cosas que están pasando aquí ya han pasado allá, entonces es como una película de regreso al futuro. Sabemos lo que va a pasar en los próximos 10 o 20 años", refiriéndose a que en nuestro país la variedad se está elaborando aún en forma muy primaria, casi experimentando en diferentes técnicas y con resultados bastante diversos en cuanto a los ejemplares que se van obteniendo.

Por ello, y ante la aparición en el mercado de un buen número de nuevas etiquetas, nuestro equipo se reunió para degustar 11 ejemplares de los más recientes y menos conocidos, ya que hemos escrito abundantemente sobre los que ya gozan de renombre comercial y aceptación del consumidor.

Es necesario decir también que, al momento de realizar este ejercicio sensorial, ya habíamos tomado conocimiento de que existían al menos media docena más de albariños recién embotellados y a punto de su lanzamiento. Quedarán para una próxima reunión, que nos hemos prometido llevar a cabo en un futuro y que esperamos no sea demasiado lejano.

Como concepto general, debemos decir que nuestros albariños por el momento no se parecen mucho a los ibéricos. También que tienen en común un perfil menos complejo, más floral y frutal. Y que cada enólogo, a su gusto, aplica su propia receta. Lo cual es bueno en un punto, pero algo disipado en el balance del conjunto. Al cabo que con el tiempo, hablando de Tannat, todos los bodegueros aplican unas tres o cuatro técnicas y estilos, que hoy dejan ver más "la expresión de la fruta misma y su terroir".

Parece ser el camino que señala Xoan Cannas, ni más ni menos. Como experiencia grupal en cata, nos ha resultado difícil realizar una clasificación, así que elegimos presentarlos agrupados por elementos menos determinantes como el color, u otras cualidades, a fin de que nuestros lectores tengan una primera idea de qué va cada uno de ellos cuando elijan adquirirlos y, esperamos, también disfrutarlos.

Los más claritos

Los Cerros de San Jun Lahusen Albariño 2023

De color pálido y brillante, este Albariño despierta de inmediato un seductor aroma a flores, seguido en boca por una sensación bastante mineral con una leva aguja. Final medio y redondo. Atentos a las próximas vendimias, es un terroir que promete.

Pizzorno Mayúsculas Albariño 2023

Un vino claro con reflejos verdosos, de nariz herbal y cítrica, una acidez punzante y largo final; nos recuerda el estilo del Sauvignon Blanc de la bodega. Solamente 3.000 botellas que podrán encontrar en restaurantes y, quizás, adquirir en la bodega. No estará en los canales comerciales habituales.

Familia Traversa Viña Salort Albariño Reserva 2023

Un amarillo claro identifica a este Albariño que tiene un 10% de Chardonnay, con aromas de manzanilla y damasco, una ligera aguja y frutado en boca con final medio. Las 10.000 botellas se exportan en su totalidad a Reino Unido. Habrá que esperar al año próximo, cuando quizás quede una partida para el mercado local.

Los dorados

Alto de la Ballena Albariño 2022

Este Albariño de color dorado nos llega en nariz con aromas de fruta madura, al igual que en boca con un final largo y dulzón. Son uvas de Canelones elaboradas en la bodega de Maldonado. Agradable para una tablita de quesos como para una pesca de río o de mar.

Marichal Reserve Collection Albariño 2023

Un dorado brillante anticipa en nariz aromas a fresias y naranjas, llega a la boca con un ataque ácido que pronto se disipa para dar paso a un frutado de duraznos; es largo y persistente, seguramente por su permanencia sobre borras por cinco meses.

Los más complejos

Marichal Periplo Albariño 2022

Una sorpresa para este Albariño de amarillo ámbar, que comienza con una nariz dulce de frutas blancas y miel para dar paso en boca a una combinación de frutas, minerales y un grafito o piedra mojada muy atractiva. A pesar de que pasó menos tiempo sobre borras que el Reserve Collection, su crianza en botella le hizo ganar mucha profundidad y complejidad. Esta etiqueta se elabora en exclusividad para Tienda Inglesa y restaurantes, seguramente aún hay alguna de las 400 botellas que entraron al mercado, ya que una gran parte se exportó a Brasil.

Finca Las Violetas Flor Violeta Albariño 2023

Elaborado por el enólogo Gastón Vitale con uvas 70% de Canelones y 30% de Maldonado, este Albariño de un amarillo oro muestra una nariz floral que da paso a una elegante combinación de fruta madura donde al final aparece la madera (una parte del vino tuvo ocho meses de crianza en barrica). A medida que va ganando temperatura en la copa, despliega su complejidad. Final largo y agradable.

Zubizarreta Alta Gama Albariño 2022

Aplausos para la bodega carmelitana por su paso hacia la alta calidad. Este Albariño elegante de un amarillo pálido con reflejos verdosos tiene en nariz aromas de pradera que anticipan una explosión en boca de combinaciones vegetales y de manzana, con toques de pimienta blanca. Persistente en boca, de final largo y fresco. Seductor en su personalidad herbácea, va por una línea diferente al resto, pero no menos atrapante.

Dominio Cassis Atlántico Albariño 2023

De sorprendente y límpida palidez, este Albariño elaborado con uvas de Rocha muestra una gran intensidad aromática a azahares y limón, en boca un perfil muy cítrico y salino, menos mineral de lo que esperábamos, pero innegable espíritu oceánico con una notable salinidad, donde la acidez es permanente hasta el final de boca, no muy largo. Si pensamos en un Albariño marítimo, éste es el más expresivo por lejos.

Los disruptivos - Albariños 1 y 2

Estamos en presencia de una elaboración con técnicas diferentes y tendencia bien actual de crianza sobre borras y embotellado sin clarificar y sin filtrar, con todo lo que ello implica. Las uvas son de Las Violetas, y sobre los racimos enteros se prensó en frío, luego el mosto flor se dividió para dos procesos diferentes. Lo van a apreciar mejor quienes ya hayan degustado vinos pét-nat o naturales, pero nos revelaron una faceta de ductilidad en el Albariño muy diferente y cautivante. La autora escogió botellas de tipo borgoña bastante robustas, y la presentación con etiquetas elegantes y sello de corcho con lacre sintético.

Albariño 1

Fermentado entre 15 y 20 grados con levaduras especiales para sostener el perfil floral y frutado. Este Albariño de color claro, en nariz con aromas a cáscara de limón, en boca mostró acidez y cuerpo simultáneamente, manzana verde con un final de pan tostado con mantequilla. Se elaboraron 150 botellas.

Albariño 2

Fermentado entre 20 y 25 grados con levaduras para sostener estructura, cuerpo y textura. Aquí el color un amarillo oro de inmediato nos trajo aromas de masa madre, en boca mostró burbujas producto de una fermentación residual de sus borras, fue algo más seco y con mayor acidez, el sabor de pulpa cítrica se transformó rápidamente en un retrogusto de mermelada de naranjas y almendras tostadas. Más que un final largo, debemos hablar de una boca llena, voluptuosa y agradable. Se elaboraron únicamente 50 botellas.

Portal de América - Fuente: Bodegas del Uruguay

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.