Turismo por horas (también es turismo)
Lunes, 08 Marzo 2021 17:22

Turismo por horas (también es turismo)

Parecería que para poder ser calificado como turista hay que pasar por lo menos más de 24 horas fuera de la residencia habitual. La idea es confusa, cuánta gente duerme una noche fuera de su casa y no por eso hizo turismo. En mi opinión turismo es sinónimo de “ocio”, por eso el título de la nota “turismo por horas”.

Mintur verano 1250x115
Arapey 1250x115
TSTT-1250x115
Fiexpo 2024 1250x115


por Luis Alejandro Rizzi, desde Buenos Aires (La organización institucional del Estado es la “república”, la democracia es un modo de participación en la formación de las decisiones, eligiendo a los representantes políticos del pueblo que a su vez eligen a los miembros del Poder Judicial. El gobierno actual pone en duda el sistema y convierte el “valor Justicia” en una cuestión de número, la noción de justicia pasa a ser un tema plebiscitario, es decir “todo es igual, nada es mejor”, decadencia en estado natural.)

Los argentinos vivimos una época de bolsillos flacos, solo el décimo decil de la población que recibe ingresos supera el piso necesario para que una familia de clase media-media pueda vivir con lo mínimo indispensable para mantener ese nivel. ($ 150.000=u$s 950,00  black o 1300,00 oficiales)

Los que están por debajo son pobres y los que están por debajo del piso de los $ 50.000,00 (u$s 450,00/320,00) son indigentes, asi de claro.

Esta opinión la sustento analizando y comparando los datos del INDEC y del Observatorio de la Deuda Social Argentina. Si nos atenemos a ellos, formalmente muchos pueden creer que la cosa es un poco mejor, pasa que las estadísticas son números y lo que tenemos que ver es que cada número es una persona, una familia, un menor desnutrido y con un año sin colegio.

Este sábado 6 de marzo nos dedicamos con Claudia a recorrer una zona de Buenos Aires, la que va por Figueroa Alcorta desde Pampa hasta la calle Monroe, zona cercana al Aeroparque y que llamamos el “bajo Belgrano”.

Pudimos ver familias “haciendo turismo”, en los parques aledaños, con sus viandas, reposeras, y sus hijos disfrutando el bello día que de vez en cuando le hace honor al nombre de la ciudad, Buenos Aires, porque hay otros días que lo desmienten con ganas.

Gente andando en bicicleta en las sendas respectivas, o haciendo “running” o caminatas por el puro placer de poder hacerlo. No cuento como turistas algunos “runners” que se veía estaban entrenando.

El entrenamiento es trabajo. No es ocio.

Hablamos con una familia que resultó ser residente en la ciudad de Avellaneda, y me decían que venían a disfrutar de la “opulenta” Buenos Aires, como dicen con un verdadero criterio de inimputabilidad racional el Presiente y vice de la república. “Es lo que tenemos más cerca y más barato, dos boletos de colectivo y estos sándwiches de matambre casero cocinado en casa”.

¿Hasta cuándo se quedarán?, pregunté.

“Hasta que anochezca, y si mañana el día es como el de hoy, iremos a Palermo”, “Esta semana son nuestras vacaciones y recorremos los parques de Buenos Aires”.

No aceptaron ser grabados, “mi marido trabaja en el gobierno de la Provincia y yo en una escuela en Lomas…nos falta poco para jubilarnos…”

El populismo genera temor.

Poca gente vimos en bares y restó de la zona.

Nosotros también aprovechamos para disfrutar el día y Claudia aprovechaba cada poyo, los llamo asi porque están arrimados a las sendas del parque, de los muchos existentes, para hacer algunos de sus diarios ejercicios.

Aprovechamos para, como suelo decir, llevar a nuestra Peugeot al "Coiffeur”, allí en Echevarria y Figueroa Alcorta, y luego regresamos pasadas las cuatro de la tarde.

Este tour barrial nos llevó unas pocas horas menos que el recorrido por el Lago argentino en nuestra visita a los glaciares, pero nos sirvió para ver esta forma de turismo por hora. Algunos me dirán que se trata de “ocio”, pero en lo personal pienso que es difícil generar una separación o una diferencia, entre turismo y ocio.

Lo que vimos fue una expresión de “turismo”, poco importa la duración del desplazamiento, lo que interesa es el fin de ese desplazamiento, y quedaba claro que, para muchos, aunque lo ignoraran, su finalidad era hacer un buen uso de su tiempo libre.

Quizás habría que hacer una revisión y terminar con los diversos turismos, que van desde el turismo vacacional al de negocios o religioso, pasando por el sexual(sic), sabemos que hay destinos que se promociona el “solos y solas”, o en una época el “turismo abortivo” que tenía como destino clínicas del Reino Unido que aceptaban esas deplorables practicas mediante el pago de unas cuantas libras.

Turismo en sanos principios debe ser el turismo que usamos para gozar de nuestro tiempo libre, que en general es contemplativo, cuando por ejemplo gozamos de la estadía en El Chalten o viendo el glaciar Perito Moreno, y participativo cuando hacemos alguna actividad como caminar, remar, hacer trekking.

No considero turismo la pesca o la caza. Es otra cosa, pero no se lo puede llamar turismo.

Obviamente el turismo es un negocio para quien ofrece servicios, pero quienes lo pagamos no lo hacemos con mentalidad comercial, lo vemos más bien como una inversión en nosotros mismos.

Me gustaría y le propongo a nuestro estimado Miguel Acerenza desmenuzar el sistema estadístico y considerar sólo turismo a quienes viajan por fines de ocio.

Lo que se dio en llamar turismo de negocios, religioso, cultural, deportivo, de salud etc, son oximorones culturales, pero llamar a eso turismo es como escuchar una melodía totalmente desafinada y aplaudirla, por snobismo.

Tenemos que vovler a llamar a las cosas por su nombre.

Puede haber turismo por horas como la estadía en un parque de cualquier ciudad disfrutando de esa magia que no está en el comercio, la magia de los días bellos.

Portal de América

Comentarios  

De aceurdo. Hacer turismo está en como lo siente cad aada uno. Las definiciones burocráticas sirven y nada más.

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.