Burocracia inadmisible en el siglo XXI
Domingo, 25 Marzo 2012 12:10

Burocracia inadmisible en el siglo XXI
Un familiar temporalmente imposibilitado, debía presentar un escrito en una repartición del Estado en Atlántida y me ofrecí a hacerlo en su lugar. Lo que no sabía era que debía comprar sellado judicial para adjuntarle. Comencé el raid en las inmediaciones del Montevideo Shopping, continué por la Unión, Punta Gorda, Carrasco, Ciudad de la Costa y parte de la Costa de Oro, sin conseguir el objetivo. Los sellados hay que comprarlos en el centro, si o si. A los pocos días, por un trámite familiar, me ví obligado a gestionar las partidas de nacimiento de mis hijos...
Mintur verano 1250x115
TSTT-1250x115
Arapey 1250x115
Fiexpo 2024 1250x115


Fui hasta la Intendencia de Montevideo, cometiendo el error de no haberme informado antes del horario de atención al público del departamento de Registro Civil. Llegué 16.10, cerraban a las 16.

Al día siguiente regresé, eran poco más de las 15,30 y sin embargo, la puerta estaba cerrada, habia una funcionaria en la misma la que informaba que "no daban más números porque ya había mucha gente adentro"...

Otros frustrados ciudadanos y yo, intentamos ingresar sin éxito. Salió un señor enojado diciendo que se iba a un Centro Comunal "a pedir las partidas que precisaba ya que allí atendían hasta las 17 horas".

Me tomé un taxi y llegué yo también al Centro Comunal, antes de las 16 horas y como indicaba un cartel, saqué número. A los pocos minutos me atendieron y me confeccionaron dos facturas (una por cada partida) y me indicaron: "va con esto a una red de cobranzas, paga y regresa y vuelve a sacar número. Eso si, antes de 16.30, si viene después no podrá hacer el trámite y deberá regresar mañana después de las 10".

Caminé tres cuadras de ida y tres cuadras de vuelta, regresé a las 16 y 20, volví a sacar número, me atendieron y me emitieron las partidas.

Antes de terminar el proceso, le pregunte a la funcionaria que me atendía si este sistema lo había inventado el Marqués de Sade (no obtuve respuesta) y también, el porqué ponían que el horario era hasta las 17 si en realidad atendían hasta las 16.30.

La respuesta no tiene desperdicio: "lo que pasa es que tanto Abitab como Redpagos quedan lejos, entonces, si no hacemos así, la gente viene a cualquier hora y nosotros a las 17 en punto nos vamos porque no nos pagan horas extras por esto".}

Preguntas varias

Con los sellados

¿Es necesario que en pleno siglo XXI con todos los adelantos tecnológicos que hay, haya que seguir pegando sellos en los documentos?

¿Por qué no se habilita una caja en cada repartición estatal para cobrar las tasas que sustituyan los sellados?

Si no se quiere manejar dinero y por lo tanto, no habilitar cajas en las reparticiones, ¿por qué no se aplica un software que haga que se pague en una red de cobranza y que ese importe vaya directamente a la oficina que debe recaudarlo?

¿No hay conciencia que la época de los sellados y los timbres ya fue?

Con las partidas

¿Por qué no se pueden tramitar totalmente por Internet?

Si de todos modos hay que ir a la Intendencia o a los Centros Comunales, ¿por qué no hay sinceridad en los horarios de atención al público?

¿Por qué razón, con la impresionante cantidad de funcionarios que tiene la Intendencia de Montevideo no se pueden habilitar cajas y se deriva el negocio de la recaudación a las redes de cobranza?.

Encontramos una respuesta con otra pregunta


Claro, si se hiciese algo de esto que planteamos, ¿cómo se justificaría la cantidad de funcionarios que hay en el Estado?.

Es necesario tener en cuenta cuestiones como las planteadas cuando alguien se aventura a decir que estamos relativamente próximos a ser un país desarrollado o al menos, de primera.

Ojo que no pasa solamente en las oficinas públicas.

En los bancos, es usual que haya cinco cajas y que solamente atiendan en dos; lo mismo pasa en las financieras, en los supermercados, en los espectáculos públicos en general.

Como dice Gasalla, la atención al público en Uruguay es: "para atrássssssssssss".

¿Imaginan que buen negocio sería poner una oficina de verdad, de Defensa del Consumidor en un lugar céntrico, con sucursales en los centros comerciales y cobrar el equivalente a un dólar por cada queja?. Por menos que se mueva una persona, en el estado de cosas que hay actualmente en el país, tendría al menos una queja por mes, son doce quejas al año. Tomemos antojadizamente la suma de poco menos de la mitad de la población, situándola en un millón y medio de personas. Se recaudarían 18 millones de dólares anuales...

Yo no tengo más arreglo, ¡encima les doy ideas!!

Portal de América

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.