Memorias de un Agente de Viajes: preferencias viajeras de los uruguayos
Domingo, 30 Mayo 2021 16:41

Memorias de un Agente de Viajes: preferencias viajeras de los uruguayos

A lo largo de muchos años vendiendo viajes y  acompañando viajeros por el mundo creo tener cierta idea de las preferencias viajeras de los uruguayos.

TSTT-1250x115
Arapey 1250x115
CIFFT 1250x115
Mintur verano 1250x115
Fiexpo 2024 1250x115


por Damián Argul, desde Carrasco, Uruguay

Es cierto que viajando me encontré con compatriotas en los lugares más remotos y las circunstancias más insólitas pero me atrevo a afirmar que además de ser conservadores, como viajeros somos muy leales a los lugares  que nos atraen y estos son algunos de ellos:

DESTINOS

Buenos Aires es por cercanía, afinidad y atractivos, el destino preferido de los uruguayos a donde viajamos siempre que podemos y buscamos excusas para ir. Cuando el tipo de cambio nos favorece somos capaces de cruzar a nado. Nos gustan las comidas (y el bife de chorizo), los vinos  (y el Malbec), el teatro, las compras, las librerías, los museos y pasear por sus barrios: la Boca, los distintos Palermo, San Telmo, San Isidro, Belgrano, Recoleta y Puerto Madero, donde se admiran las obras de arquitectos de la talla de Santiago Calatrava, César Pelli y Norman Foster.

Mucha gente viaja a ver fútbol, carreras, de caballos, de autos, e incluso al Abierto de Polo que es un gran evento social de nivel internacional.

Un Agente debería ir una vea por mes porque siempre se aprende algo o surge un posible negocio.

París con sus múltiples encantos recibe todas las preferencias y  tratamos de visitarla cada vez que cruzamos el Atlántico. Es una ciudad para vagar, donde todo lo que se come es rico  (sea un Croque Monsieur en la calle o el canard à la presse de la Tour d’Argent),  y en la que siempre hay algo nuevo para conocer y disfrutar.

Incluirla jerarquiza cualquier itinerario.

Madrid, que también tiene lo suyo, es el cierre ideal de un circuito europeo. Nos gusta, pasarla bien,  ir de tapas,  establecernos en ella para hacer las últimas compras en nuestro idioma, y hacer escapadas radiales a lugares increíbles como Toledo, El Escorial, Segovia, Ávila, Alcalá de Henares y tantos otros.

Lo que cautivaba y cautiva sobre manera es el espíritu  de los madrileños, abiertos, alegres, amistosos aún en los ’60 y ’70 cuando se podría decir que Madrid, empobrecida tras la Guerra Civil, estaba un escalón más debajo de las otras grandes capitales europeas, pero se pasaba muy bien y nos sentíamos como en casa. Recién con el posfranquismo y la Movida Madrileña de los ’80 alcanzó el brillo que luce hoy día. En aquella época algunos servicios como trenes y hoteles dejaban mucho que desear, y por ejemplo si un pasajero viajaba por Europa en hoteles 3 estrellas, en Madrid se le reservaba 4 estrellas para mantener el nivel. Hoy Madrid se la considera una capital del lujo, sin perjuicio de mantener sus simpáticos hostales de Sol muy populares entre nuestros viajeros.

Italia. como país  se lleva las palmas, especialmente el recorrido de la Autostrada del Sole: Venecia, Florencia, Roma con el Vaticano que se incluye en todo circuito europeo .

Grecia, Turquía, Israel y Egipto Tienen sus adeptos y a veces pienso que se debe a que tuvimos grandes profesores de historia que nos inculcaron el interés por esos lugares donde se gestó nuestra civilización.

Catar, Dubai y los Emiratos Árabes con sus lujos y obras monumentales se han convertido en escala obligada en los viajes al Lejano Oriente, y también como destino.

China finalmente es otro polo de atracción, tanto para viajes de negocios como de turistas deseosos de conocer entre otras cosas la Ciudad Prohibida, la Gran Muralla y el impresionante Ejército de Terracota de Xian.

MISCELÁNEA

Con el traje de baño en la valija

Durante muchos años pocas veces nos dábamos un chapuzón en nuestros viajes. Solo cuando se nos hacía irresistible bañarnos en el azul del Mediterráneo o en un lago suizo, aún cuando en este último caso nos pudiera costar una congestión.

El turismo de playa tal cual hoy lo conocemos empezó a crecer después de la Segunda Guerra Mundial y según dice por el uso de los protectores solares que se utilizaron para proteger la piel de los soldados estadounidenses en la campaña del Pacífico. Así surgió el histórico aviso de Coppertone con una niñita bronceada.

Más o menos simultáneamente el Club Mediterarranée comenzó a operar sus villas de carpas sobrantes del ejército en Baleares y Salerno. Dirigidas a obreros de la Renault y secretarias contribuyó a popularizar “el sol y playa”.

Fiel a “su” balneario el uruguayo comenzó a llevar el traje de baño en la valija un poco más tarde.

Las playas brasileñas de Santa Catarina son las elegidas.

Más tarde comenzó el gusto por el Caribe especialmente Cancún,  Punta Cana y Varadero.

Finalmente los All Inclusive caribeños lograron captar  muchos adeptos que los consideran una vacación perfecta. En Uruguay hay dos establecimientos que ofrecen servici All Inclusive: Altos del Arapey en Salto y Tío Tom Arenas en Punta del Este.

En Europa las islas griegas especialmente Myconos y Santorini son otra opción con muchos adeptos.

El Boom de Sud África

Cuando Ronald Foster de Aerolíneas Argentinas nos propuso promover este destino no tenía idea de lo que se trataba ni imaginé el entusiasmo que despertó en el mercado. Con tarifas aéreas super-competitivas, excelente nivel de servicios turísticos, alucinantes reservas de animales y la espectacular Ciudad del Cabo como vedettes. Todo sorprendía incluso la perversa filigrana del apartheid a medida que pasaban los días y los viajes: por ejemplo el Morality Act penaba con cárcel las relaciones íntimas interraciales-.

El movimiento duró algunos años generando un constante flujo de grupos que se formaban básicamente por el boca a boca. Una cosa positiva es que muchos pasajeros experimentados conocieron por primera vez la experiencia de viajar en grupo y los transformó en adeptos  a esta modalidad.

A raíz del aumento de las tarifas aéreas y alguna fuerte devaluación el tráfico se detuvo abruptamente por varios años y nunca volvió a ser igual, esto nos llevó a pensar que en Uruguay tenemos un mercado muy chico para jugarse a un solo producto.

Locos por las compras

Los uruguayos no entendemos viajar sin comprar. Posiblemente muchos años con importaciones muy restringidas y elevados gravámenes hicieron obligatoria la necesidad de comprar cuando viajamos y buscar novedades que después muchas veces no nos sirven para nada.

Es desde luego una afición que compartimos con otros hermanos sudamericanos.

Para ellos y nosotros la meca es Miami, ya que nos venden en nuestro propio idioma, la oferta es variadísima,  encontramos precios increíbles y de los otros.

Esto curiosamente no ayudó a la buena fama de Miami, ya que los  turistas se pasaban mucho tiempo comprando en la calle Flagler y el “downtown”, una zona muy deprimida y por esta causa no disfrutaban ni la playa ni todo lo que esta ciudad tiene para ofrecer. Es bueno saber que esta zona se encuentra en plena obra de embellecimiento y remodelación, por lo que posiblemente en un par de años la encontremos totalmente transformada como nos gustaría ver a nuestra Gorlero.

Su majestad el Fútbol

Las Copas FIFA de este deporte y los torneos continentales donde participan nuestros equipos son también grandes atractores, generando en algunas oportunidades verdaderos éxodos. Lamentablemente no clasificamos para los mundiales de Argentina y España en los que los viajes hubiesen sido descomunales, ya que además de fútbol muchos aprovechan la oportunidad para una escapada entre amigos.

¿ Un país de esquiadores?

Cuando algunos uruguayos empezaron a viajar para esquiar en la nieve, parecía un esnobismo de ciudadanos de un país que no tiene nieve ni montañas. Sin embargo la tendencia ha ido creciendo y hay también y existe también un tráfico de grupos estudiantiles. Las preferencias apuntan a Bariloche, San Martín de los Andes y Villa la Angostura, lugares de incomparable belleza natural.

Las omitidas

En todas las ciudades que nombré omití  cinco de mis destinos favoritos ya que no tienen la universalidad de los antes nombrados. Ellos son Ciudad de México, Londres, Nueva York, San Pablo y Orlando. Mi preferencia por esta ciudad puede no ser compartida, pero tengo con ella una relación muy particular. La conocí antes de Disneyworld,  cuando tenía “solo” a Disneyworld y en su fabuloso desarrollo  posterior. Es un paraíso para los niños, que los adultos también disfrutan, y donde todos podemos aprender a hacer bien las cosas y a innovar.

Nota de Redacción. Este artículo se basó en las experiencias  anteriores al 13/03/20 en que se detuvo abruptamente el tráfico turístico. Seguramente, próximamente cuando éste se reactive, los uruguayos no dudarán en elegir estos mismos destinos.

Portal de América

Comentarios  

Hola Perucho, excelentes las ciudades mencionadas. Agregaría Londres en el paso a Paris. El destino SudAfrica, más alla de las propuestas de Ronnie Foster fueron un boom en su momento. Tuve la fortuna, siendo Gerente de Operaciones y Comercial de Planning, de ser el primer operador en ese país con estructura propia. Teníamos coordinadores en Johannesburg, Durban y Cape Town. Luego vinieron Cavaliere, Eurotur y Melia. Sin duda fué un descubrimiento increíble con un gran apoyo del gobierno sudafricano desde su Depto. de Promoción, SATOUR, que brindó todo su apoyo. Creo que este fué un ejemplo de como puede imponerse un destino turistico desconocido que se inició con con una frase que tanto en ingles como en castellano definía a un país: A WORLD IN ONE COUNTRY, o sea, UN MUNDO EN UN PAIS. Maravilloso...!!!

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.