El resurgir de España como líder mundial del turismo
Sábado, 03 Febrero 2024 15:06

El resurgir de España como líder mundial del turismo

En nuestra trilogía (1) sobre la decadencia y caída del imperio turístico español, (ensayo sobre la situación consecuencia de la pandemia y principalmente por el del gobierno de España y el de las  Comunidades de Cataluña, Valencia y Baleares principalmente) pese a lo pesimista y catastrófico de sus títulos, subyacía en su texto el inconformismo por la derrota que mostraba la situación y la esperanza, avalada por signos concretos que surgían especialmente en Madrid, que esto también pasaría y tarde o temprano resurgiría España como líder mundial del turismo.

Arapey 1250x115
Mintur verano 1250x115
TSTT-1250x115
Fiexpo 2024 1250x115

por Ramón de Isequilla, desde Madrid

Nuestra evaluación nos hacía prever que esto ocurriría entre 2024 y 2025, pero una vez más, la irreverencia castiza vuelve a sorprender y como afirmamos en “2022 la Rebelión de los Tabernarios” (2) desde las tabernas de Madrid, convertidas en una nueva Covadonga, surgiría la reconquista del imperio turístico español.  

En contra de la mayoría de los pronósticos, durante 2023 no fue que se recuperaron los guarismos de 2019, se superaron, no sólo en cantidad de turistas internacionales ingresados, si no en un mayor porcentaje del dinero gastado, resumiendo: más turistas con mayor nivel de gasto per cápita, lo cual desmiente a la progresía vernácula sobre la problemática del “turismo de masas” que padece España.

Durante la década del 60, la estabilidad económica, la vuelta de España al concierto internacional y la campaña lanzada por el ministro de Información y Turismo Manuel Fraga Iribarne, transformando las “vacaciones de verano” en el “turismo de sol y playa” con la exitosa experiencia de consolidar la “Red de Paradores de España”, comenzó a desarrollarse la hotelería, gracias a la financiación de los turoperadores europeos, logrando una poderosa estructura de hoteles tres estrellas, principalmente en el litoral mediterráneo, siendo en cierta medida la base de las cadenas hoteleras españolas, las más importantes del mundo, con la peculiaridad que a diferencia de las cadenas norteamericanas, propiedad de fondos de inversión, son empresas de origen familiar y al día de hoy, pese a ser multinacionales y cotizar en bolsa, siguen conducidas por las mismas familias fundadoras, verdadera estirpe de hoteleros.

Ya entrado el siglo XXI, ante el éxito y liderazgo español, se fueron renovando las instalaciones de los hoteles tres estrellas, surgiendo un perfil mayoritario de la categoría cuatro estrellas, importante subida de escalón para nuestra oferta.

Hasta la primera década de este siglo, los hoteles cinco estrellas eran emblemáticos pero escasos, surgiendo Madrid como motor de esta categoría, entusiasmando al capital a invertir en este tipo de hotelería de lujo, que ofrece una interesante rentabilidad para los capitales, cambiábamos la financiación de los turoperadores por el mercado de capitales.

Como relatamos en profundidad en nuestra trilogía, durante la pandemia, cuando se cerró el mundo, Madrid nunca cerró y paradójicamente sus resultados sanitarios fueron de los mejores.

Con todas la s precauciones del caso las tabernas madrileñas fueron el atractivo de aquel lejano verano del 2020, el Teatro Real de Madrid fue el único escenario lírico del mundo que no cerró sus puertas. En Madrid ante un mundo paralizado por el pánico había vida y vida de calidad.

Cuando visitamos con los colegas del SKAL el renovado Ritz hoy Mandarín Oriental, nos contaban, que todas sus suites estaban completas y pese a continuar la interrupción de los vuelos comerciales en la mayoría de las rutas que alimentaban nuestro turismo hasta el 2019, el segmento de mayor poder adquisitivo del mundo proveniente de todos los continentes, venía a Madrid en sus aviones privados a vivir en la ciudad del siglo XXI que nunca duerme, desplazando a New York de ese liderazgo.

Recuperada la vida normal, aquella actitud de Madrid en los momentos más negros, fue generadora de una corriente turística que batió todos los récords históricos en 2023 y se perfila para mejorarlos en 2024 pese a la inestabilidad institucional que nos ha llevado el actual gobierno español, pero “la vida, el turismo y Madrid pueden más”.

Esos pequeños flashes que compartimos nos abren el camino a profundizar el análisis del fenómeno turístico español y de su capital Madrid hoy la capital mundial del turismo.

Referencias:
(1)
2021:
The decline and fall of the Hispanic Tourism Empire. Amazon
Principio del fin del imperio turístico español. Amazon
2022:
2021 el año que perdimos contacto con el turismo tal cual lo conocimos. Amazon

(2)
2023:
2022 la Rebelión de los Tabernarios. Amazon

Portal de América

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.