La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) prevé que la producción del combustible de aviación sostenible (SAF) en 2024 se triplicará con respecto a la cantidad de 2023, cuando se alcanzarían los 1.875 millones de litros, según un comunicado.

El pleno del Parlamento Europeo ha dado este miércoles luz verde a las nuevas normas que impondrán el uso de al menos un 70% de combustibles ecológicos a los aviones que operen en aeropuertos de la Unión Europea en el horizonte de 2050, un hito para el que deberán ya en 2025 a cargar al menos un 2% de combustibles sostenibles en sus depósitos.

Las nuevas reglas, que fueron acordadas por los negociadores de la Eurocámara y de los Veintisiete el pasado abril, elevan el objetivo de carburantes 'verdes' que la Comisión Europea planteó como inicio de la negociación (65%) pero no llega al 85% que reclamaron los eurodiputados durante las negociaciones.

La modulación consensuada arranca desde un 2% en 2025 con aumentos cada cinco años, de modo que el objetivo mínimo en 2030 será de un 6% de carburantes 'verdes', del 20% en 2035; 34% en 2040 y del 42% en 2045; hasta llegar el 70% en 2050.

A falta únicamente del visto bueno formal de los Veintisiete para su adopción definitiva, el acuerdo --validado este miércoles con el apoyo de 518 eurodiputados, 97 en contra y 8 abstenciones-- será de aplicación a partir del 1 de enero de 2024, con algunas disposiciones aplazadas hasta el 1 de enero de 2025.

En la definición de combustible sostenible para la aviación se incluyen tanto combustibles sintéticos como biocombustibles obtenidos de desechos agrícolas o forestales, algas, residuos orgánicos o aceite de cocina usado.

En el caso de los sintéticos, el acuerdo precisa la proporción específica de la mezcla de modo que, por ejemplo, para el e-keroseno se fija un 1,2% en 2030; 2% en 2032; 5% en 2035 y así progresivamente hasta el 35% en 2050.

A propuesta de los eurodiputados, se incluirán también carburantes reciclados producidos a partir de gases emitidos en el procesamiento de residuos u obtenidos a partir de desechos plásticos.

Además, quedan fuera aquellos combustibles que puedan obtenerse a partir de cultivos alimentarios y forraje o los derivados del aceite de palma y la soja porque no cumplen con los criterios de sostenibilidad fijados por la UE.

La nueva legislación, que forma parte de un paquete climático más amplio con los objetivos de la UE en materia ambiental para las próximas décadas, prevé la creación de un sello europeo 'verde' para los vuelos a partir de 2025, con el objetivo de que las aerolíneas puedan acreditar la huella de carbono por pasajero y las emisiones de CO2 estimadas por kilómetro y permitir así a los viajeros comparar cuáles son las opciones más sostenibles para su completar su ruta.

"Es un gran paso hacia la descarbonización de la aviación", ha celebrado el ponente de la posición de la Eurocámara, el eurodiputado de Ciudadanos José Ramón Bauzá, quien también ha emplazado a los gobiernos nacionales a apoyar a la industria para "garantizar el despliegue rentable de combustibles de aviación sostenibles en toda Europa".

LAS AEROLÍNEAS ESPAÑOLAS, "SATISFECHAS"

La Asociación de Líneas Aéreas (ALA) se ha mostrado "satisfecha" por la nueva regulación europea sobre SAF y ha aprovechado la ocasión para reclamar al Gobierno español incentivos para favorecer su uso.

En opinión del presidente de Asociación, Javier Gándara, sería necesario una apuesta "decidida" del Gobierno por esta solución. "Se nos presenta una oportunidad importante de país que va más allá del sector aéreo, pero eso requiere ayudas públicas", aseguró el directivo recordando que otros países como Francia o Estados Unidos ya están ofreciendo ayudas millonarias.

Por su parte, Repsol ha subrayado que es "pionera" en la fabricación de combustibles sostenibles de aviación en España, jugando un "papel clave" para avanzar hacia una movilidad más sostenible en el sector aéreo español.

En este sentido, la compañía ha reivindicado la firma de diferentes acuerdos estratégicos, empezando en 2021 con una alianza con Iberia, que le ha permitido realizar, entre otros, el primer vuelo nacional y de largo radio con biocombustible producido en España a partir de residuos.

Ya el año pasado llegó a un acuerdo con el Ejército del Aire y del Espacio, por el que la Patrulla Águila utilizó, por primera vez en el desfile aéreo del Día de la Hispanidad, un combustible renovable producido por Repsol.

Asimismo, este 2023 firmó un acuerdo de colaboración con Gestair y otro con la aerolínea irlandesa Ryanair, a la que le facilitará el acceso a un máximo de 155.000 toneladas de SAF entre 2025 y 2030.

También este año, Repsol pondrá en marcha la primera planta exclusivamente dedicada a la producción de biocombustibles avanzados de España, en Cartagena, con capacidad para producir 250.000 toneladas al año de biocombustibles avanzados como biodiésel, biojet, bionafta y biopropano, que se podrán usar en aviones, barcos, camiones o coches.

Portal de América - Fuente: Europa Press

Como parte de los acuerdos con Airbus y Boeing para la compra de 12 aviones a cada fabricante, la compañía aérea australiana Qantas se asegurará el acceso hasta 500 millones de litros de combustible de aviación sostenible (SAF) por año que comenzarían a fluir a partir de 2028. Esto tiene el potencial de cumplir hasta el 90% del objetivo provisional de SAF del grupo para 2030.

Airbus y LanzaJet han anunciado la firma de un memorando de entendimiento (MoU) para impulsar la producción de combustible sostenible de aviación (SAF, por sus siglas en inglés), en el marco del Salón Aeronáutico de París.

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés) estima que la producción total de combustibles renovables alcanzará una capacidad de al menos 69.000 millones de litros (55 millones de toneladas) en 2028. Los combustibles de aviación sostenibles (SAF, por sus siglas en inglés) constituirán una parte de esta producción, que se logrará mediante nuevas refinerías de combustibles renovables y de la ampliación de las instalaciones existentes. Es importante destacar que la producción prevista tiene una amplia huella geográfica que abarca Norteamérica, Europa y Asia-Pacífico.

¿Queremos liderar o ser liderados? Es la interrogante que hace José Ricardo Botelho, director ejecutivo y CEO de la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA) al participar del seminario LTAG-SAF desarrollado en Santiago de Chile por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) y la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC). Para la Asociación, el tiempo de conocer qué son o qué hacen los combustibles sostenibles de aviación (SAF, por sus siglas en inglés) es algo del pasado y es tiempo de decisiones.