"Aquí está todo en paz, el único riesgo qué hay es al cruzar la calle, por favor no lo hagan"
Domingo, 29 Octubre 2023 14:28

La esfinge, en Giza. La esfinge, en Giza.

Luego de la tensión y el susto en Israel y de una pacífica y bastante gratificante recorrida por Jordania, llegamos a El Cairo el miércoles 18 para sumergirnos en el caos del tránsito y en un impactante estilo de vida de los cairotas donde predomina el gris.

Fiexpo 2024 1250x115
Mintur verano 1250x115
Arapey 1250x115
TSTT-1250x115

por Sergio Antonio Herrera, desde Madrid

“Estamos en otro continente, Gaza queda a más de diez horas de coche, aquí está todo en paz, el único riesgo qué hay es al cruzar la calle, por favor no lo hagan”, nos dijeron apenas llegar. Y los hechos lo confirmaron, exceptuando alguna manifestación (convocada por Diálogo nacional, movimiento integrado por el gobierno, partidos políticos y sindicatos) en apoyo a Palestina, por allí poco se habla del conflicto entre Israel y Hamás.

Luego de visitar en Menfis el museo al aire libre Mit Rahina con el coloso Ramsés II y La esfinge de alabastro; de ver en el cementerio de Saqqara la Pirámide escalonada; el Museo de las Civilizaciones, el Museo egipcio y en el sitio arqueológico de Giza el conjunto de las pirámides de Keops; Kefren y Micerinos, partimos en vuelo directo a Luxor para embarcarnos en el crucero por el Nilo.

Pirámides de Keops, Kefrén y Micerinos.

Navegando por el Nilo.

Allí comenzó quizás el período de los contrastes multiplicados. El real confort del barco Simphony con excelente gastronomía; bebidas alcohólicas; aire acondicionado; área de piscina con un panorama espectacular para apreciar la navegación por el Nilo e higiene, se da de bruces con lo que se vive en tierra.

Los olores; el calor; las moscas y el agobio de los vendedores, desde niños hasta ancianos, hizo que en vez de disfrutar la imponencia de los templos, la padeciésemos.

De todos modos nos sorprendimos con Karnak y Luxor. Quizás la llegada a Edfu fue el paroxismo del contraste donde la buena intención de los traslados en calesa se convierten en una muestra degradante de la condición humana. Medinet Habu y el templo de Hatchepsut bajo un agobiante sol de medio día fue la previa al promocionado Valle de los Reyes donde tuvimos una de las decepciones mayores.

Templo de Karnak.

Templo de Luxor.

A la salida de ese enclave que guarda las tumbas faraónicas vimos los colosos de Mennon.

Kon Ombo fue una agradable visita nocturna, con el templo iluminado y una temperatura ideal.

El jueves 26 luego de una cena típica a bordo con apenas tres horas de sueño partimos a las dos y media de la madrugada para hacer entre ida y vuelta 600 kilómetros para visitar otro gran objetivo: Abu Simbel, una imponente obra que incluye el aditivo de haber sido trasladada para “elevarla” en el acantilado desde las aguas del Lago Nasser.