Reveillon, Punta del Este, ocupación...información y reflexión
Lunes, 13 Diciembre 2021 18:45

Reveillon, Punta del Este, ocupación...información y reflexión foto El País

Reveillon es el sustantivo masculino del idioma francés que se usa para describir una fiesta de Nochevieja. La palabra réveillon proviene del verbo francés réveiller, que significa "despertar" o "revivir" (en sentido figurado). Así, la víspera de año nuevo es el despertar del mismo. Inicialmente, esta palabra se usaba para describir una comida ligera que se consumía por la noche y que impedía dormir a las personas.  La exhibición de fuegos artificiales de Nochevieja en la víspera de Año Nuevo es una tradición en muchas partes del mundo. A partir del siglo XVII, se pasó a utilizar la palabra Reveillon para designar las fiestas celebradas por la nobleza francesa, que duraban toda la noche. Años más tarde, la nobleza de otros países adoptó el mismo nombre para sus fiestas. En Brasil es una costumbre muy arraigada y desde hace bastante tiempo, un gran número de brasileños de clase alta ha ido "instituyendo" la moda de pasar los días previos y posteriores al fin de año en el principal destino turístico de Uruguay, la ciudad de Punta del Este. Para ello, se distribuyen en los mejores hoteles del lugar, quienes son propietarios en sus casas o apartamentos y hay un segmento que alquila a través de inmobiliarias. Pero el verano en Uruguay no es solamente la celebración tradicional, reflexionamos informando.

Arapey 1250x115
TSTT-1250x115
CIFFT 1250x115
Fiexpo 2024 1250x115
Mintur verano 1250x115

por Sergio Antonio Herrera, desde Salinas, Uruguay
@DelPDA - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Antes de que comenzara el descalabro de la economía argentina, se daba una singular suma de coincidencias entre quienes llegaban de Brasil por Reveillon, con la afluencia masiva de argentinos entre quienes se sumaban, los que siempre vienen, pase lo que pase, también representantes de las clases acomodadas (en este caso del otro lado del charco), con el gran mercado de clase media argentina que "arrasaba" con la hotelería de dos y tres estrellas y buena parte de la oferta inmobiliaria, especialmente apartamentos.

De ese modo, "la temporada", que otrora era de casi todo el verano, se había estandarizado por mucho tiempo con muy buenos índices de ocupación desde mediados de diciembre hasta el fin de la  la primera quincena de enero, haciendo de este modo un gran período de "alta" que se traducía en muy buenos precios.

2021/2022

Cuatro y cinco estrellas
El panorama que se visualiza en la presente coyuntura indica que los hoteles de cuatro y cinco estrellas tienen muy buenas señales de ocupación y se estima que estarán entre el 80 y 90% los próximos días con un pico cercano al lleno total a fin de año por Reveillon precisamente. No se puede asegurar que se mantenga el mismo guarismo durante todo enero pero hay un dato no menor que puede dejar muy buenos números a la hora de evaluar, de "pasar raya", y se trata de que hay estadías más largas de las que se venían dando últimamente y por ejemplo, hay muchas familias que vienen por un mínimo de 15 días.

Tres estrellas
Están abiertos entre el 60 y 70% del total. Tienen en oferta tarifas mucho más bajas que en años anteriores y están "peleando" por su futuro, no hay flujo de reservas que aseguren "salvar" la temporada.

Dos estrellas
Al día de hoy, permanecen cerrados alrededor del 90% y algunos están empezando a abrir sus puertas con el sólo propósito de facturar algo que les permita minimizar las pérdidas de los gastos fijos, con la contribución inmobiliaria como principal costo.

Por nacionalidades

Brasileños
Está asegurado un muy buen flujo para Reveillon pero con estadías más acotadas. Antes se contrataba un mínimo de siete noches, fue mermando y hoy hay un promedio de cuatro y en algunos casos hasta de tres. En este verano hay un factor que puede generar algunas sorpresas agradables o al menos, que hace mantener la ilusión, la esperanza. Las finales de las copas de fútbol, especialmente la de la Libertadores trajo (gracias a los precios de las entradas que fijó Conmebol) un tipo de visitante de muy alto poder adquisitivo que no solamente se quedó varios días más de lo que demandaba el fanatismo futbolero en Montevideo, Colonia y obviamente en Punta del Este, sino que lo que vieron y disfrutaron les motivó a regresar y muchos de ellos, están reservando para llegar con su familia.

Argentinos
Del mismo modo que en los años inmediatamente anteriores, los clientes de la clase media argentina no vienen, es un hecho y con su ausencia decretan la suerte de la masividad, la cual será nula. Vendrán los argentinos de alto poder adquisitivo, muchos de ellos propietarios y compensarán con la calidad de su gasto, la caída del gasto menor en cantidad.

Uruguayos
Si bien no tendrán los precios de los mejores hoteles con el atractivo (por lo bajo) nivel del año pasado donde fueron los únicos clientes, en algunos casos reincidirán sin "mover la aguja" pero hay algo que es seguro que harán, y es "mover" los fines de semana la gastronomía, sumándose  así a los argentinos y brasileños ya mencionados, convirtiendo de ese modo a esta actividad en este verano e un rubro que podría de algún modo comenzar a contrarrestar los números rojos y los déficits generados por la pandemia.

Chilenos y paraguayos
En los porcentajes habituales (muy modestos), ayudarán a conformar un resultado final aceptable, que no permitirá echar campanas a vuelo pero que de alguna forma podría estar marcando el final de una época olvidable, jamás vivida.

Portal de América

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.