Rostros de piedra, fieras agazapadas y silenzio stampa
Lunes, 04 Enero 2016 01:35

Rostros de piedra, fieras agazapadas y silenzio stampa

Esta vez elquelesjedi no me dijo nada, este artículo es iniciativa mía porque no puedo creer que haya tanto rostro de piedra, tanta ponzoña encubierta (con o sin razón) y tanto silencio de la prensa grande con respecto a Alas Uruguay. Aunque no pienso regalarme porque los involucrados no lo merecen, seré bien claro acerca de a quienes me voy a referir. Por un lado un medio digital que se caracterizó por tirar toneladas de excremento contra la Pluna de los últimos cinco años y contra Alas Uruguay desde que surgió la idea. Fue tanta la ponzoña que hasta anduvieron por los juzgados. Otro actor fue el responsable de otro medio digital que también estuvo en una línea casi idéntica y últimamente, quizás oliendo publicidad eventual como un gran panqueque se arrimó al fogón. Las fieras agazapadas son algunas y algunos exPluna cruzados en las redes sociales en un gran conventillo y la prensa grande y el silenzio stampa no hace falta explicarlo ¿verdad?.

TSTT-1250x115
SACRAMENTO - proasur
Mintur verano 1250x115
Fiexpo 2024 1250x115
CIFFT 1250x115
Arapey 1250x115
SACRAMENTO radisson



por ElBis Turí, desde algún lugar cercano al Canal de Panamá


Asusta la baratez de algunos periodistas. ¿Tanto tienta un canje por pasajes aéreos?

El primero de los medios citados luego de años enteros de bravuconadas terminó poco menos que pidiendo clemencia luego de sugerirle a un director de Alas Uruguay que se convirtiera en stripper y a una directora que volviese a ser telefonista cuando vio que la mano venía de juicio. El susto fue tan grande que cuando el responsable del otro medio intermedió entre ellos y la aerolínea, no sólo se apuró a hacer las paces sino que ahora, se han vuelto tan pro Alas Uruguay que un lector (bastante bien informado) le dijo a su Director: "Estimado, ¿vamos a decir las cosas como son o seguimos jugando al truco? Si va a seguir con el truco, yo me voy al mazo."

Lamentablemente no pudimos saber quien es este lector bien informado pues al final de su misiva, en el medio digital decía "sigue la firma", algo que ya es costumbre actualmente.

Pero algo que hay que dejar bien en claro y es parte de la controversia en las redes, es que lo dicho es casi todo verdad.

En la web de la aerolínea se anunció, como también lo dijimos nosotros, que empezaban a volar el 21 de diciembre y no lo hicieron. El segundo avión no estaba corroído pero sí tenía vencido el certificado correspondiente. En cuanto a que se han gastado 10 de los 15 millones de dólares de la línea de crédito, la única duda que tenemos es si es esa la cifra o trepa a 11,5 millones de dólares.


Por otro lado, la prensa grande de Uruguay que hasta hace poco sólo tiraba pálidas contra Alas Uruguay, en clara alineación a la nueva realidad (empezó la publicidad) no critica más, hace silencio.

Hace bastante tiempo que venimos diciendo que los responsables actuales de la compañía no están capacitados para conducir una aerolínea y es precisamente porque sabíamos estas cosas que decimos.


¿Alas Uruguay de quién es?

Uno de los grandes temas de discusión en las redes sociales es precisamente ese y es otro de los puntos álgidos que tiene en contra la conducción.

No sé qué es lo que piensa al respecto elquelesjedi pero me animo a aventurar que coincide conmigo y que ambos tenemos claro que el panorama de Alas Uruguay es de un color negro intenso.

La tremenda irresponsabilidad de la conducción ha generado una situación muy difícil, mucho más de lo que se pueda creer.

Es tan complicada la situación que podemos aseverar que, a menos que haya un cambio radical en la conducción y llegue alguna buena noticia que hasta ahora ni siquiera imaginamos, nos sorprendería realmente que la cosa funcione. No la vemos.

A pesar de ello elquelesjedi me dijo que les dijera a ustedes que nos vemos.

Portal de América 

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.