Jueves, 01 Marzo 2018 00:24

Que cada quien lo adecue donde lo entienda

Estamos viviendo tiempos agitados, impregnados de mediocridad, asistiendo a todo tipo de expresiones chabacanas, malintencionadas y en su inmensa mayoría, desde el anonimato cobarde de las redes sociales. En ese contexto, hoy recibimos un texto del libro "El Hombre Mediocre" de José Ingenieros, editado hace más de un siglo, en 1913, que encaja perfectamente para la coyuntura, lo compartimos con el mensaje del título, que cada quien lo ponga donde le guste, o le sirva.

 

"Cada cierto tiempo el equilibrio social se rompe a favor de la mediocridad. El ambiente se torna refractario a todo afán de perfección, los ideales se debilitan y la dignidad se ausenta; los hombres acomodaticios tienen su primavera florida. Los gobernantes no crean ese estado de cosas; lo representan.
El mediocre ignora el justo medio, nunca hace un juicio sobre si, desconoce la autocrítica, está condenado a permanecer en su módico refugio.
El mediocre rechaza el diálogo, no se atreve a confrontar con el que piensa distinto. Es fundamentalmente inseguro y busca excusas que siempre se apoyan en la descalificación del otro. Carece de coraje para expresar o debatir públicamente sus ideas, propósitos y proyectos. Se comunica mediante el monologo y el aplauso.
Esta actitud lo encierra en la convicción de que él posee la verdad, la luz, y su adversario el error, la oscuridad.
Los que piensan y actúan así integran una comunidad enferma y más grave aún, la dirigen, o pretenden hacerlo.
El mediocre no logra liberarse de sus resentimientos, viejísimo problema que siempre desnaturaliza a la Justicia.
No soporta las formas, las confunde con formalidades, por lo cual desconoce la cortesía, que es una forma de respeto por los demás.
Se siente libre de culpa y serena su conciencia si disposiciones legales lo liberan de las sanciones por las faltas que cometió.
La impunidad lo tranquiliza. Siempre hay mediocres, son perennes. Lo que varía es su prestigio y su influencia.
Cuando se reemplaza lo cualitativo por lo conveniente, el rebelde es igual al lacayo, porque los valores se acomodan a las circunstancias.
Hay más presencias personales que proyectos. La declinación de la “educación” y su confusión con “enseñanza” permiten una sociedad sin ideales y sin cultura, lo que facilita la existencia de políticos ignorantes y rapaces".
 
 


José Ingenieros
Su verdadero nombre era Giuseppe INGEGNIERI. Nació en Italia en 1877. Llegó con sus padres muy pequeño a la Argentina. Estudió en el Nacional Bs. As. Luego se recibió de Médico. Fue escritor, filósofo y sociólogo. Participó en política. Falleció en Buenos Aires a los 49 años, en 1925.

Portal de América

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.


Código de seguridad
Refescar

EDITORIAL

O los peruanos no saben contar o...los 4M de turistas de Uy son el fiasco que denuncia el PDA

O los peruanos no saben contar o...los 4M de turistas de Uy son el fiasco que denuncia el PDA

"PromPerú asegura que 4,4 millones de turistas llegarán al país este año"  titula el Portal de Turismo y dice: "La...

Leer más

 

ESPECIALES

Definitivo: no habrá crisis aérea sin acuerdo para el Brexit
Definitivo: no habrá crisis aérea sin acuerdo para el Brexit Ustedes han oído a Michael O’Leary, entre otros, decir que si no hay un acuerdo para el Brexit, toda la…
Leer más...

ENTREVISTAS Y REPORTAJES

México: temor a que las embajadas asuman también la labor del CPTM
México: temor a que las embajadas asuman también la labor del CPTM El periódico Milenio asegura este miércoles que existe un temor a que de igual forma que parece que ocurrirá con…
Leer más...

 

 

COLUMNISTAS:

Reencuentros en Miami
Reencuentros en Miami En oportunidad de nuestra visita a uno de nuestros lugares en el mundo, como lo es sin dudas la ciudad de Miami, tuvimos encuentros y reencuentros, a pesar del escaso tiempo que esta vez le dedicamos. Llegamos desde Nueva Orleans…
Leer más...

Crónicas anteriores