Domingo, 30 Septiembre 2018 17:16

Transporte aéreo, turismo y la degradación humana

“…Los humanos han vivido millones de años sin religiones ni naciones; es probable que también puedan vivir felices sin ellas en el siglo XXI. Pero no pueden vivir felices si están desconectados de su cuerpo. Si uno no se siente cómodo en su cuerpo, nunca se sentirá cómodo en el mundo.” Yuval Noah Harari.

 

 

 

 

 

por Luis Alejandro Rizzi, desde Buenos Aires

 

Vivimos una época rara. Las redes nos facilitan la posibilidad de conocer a gente que vive en las antípodas, pero poco o nada sabemos de nuestro vecino o de nosotros mismos. Vivimos aislados teniendo la posibilidad de estar conectados las 24 horas. Probablemente ese aislamiento sea la causa de lo que se dio en llamar “cultura líquida”. Este tipo de soledad que nos mantiene virtualmente en el límite de la asfixia espiritual puede servir para explicar lo que nos pasa y nuestros cambios, ya que como dice Harari, los grupos humanos se explican más por los cambios que producen que por las continuidades que mantienen.

 

En este punto encuentro la relación de ese fenomenal cambio que ha producido el llamado low cost  en el transporte aéreo, y tiene que ver con la alta densidad de las cabinas para pasajeros que disminuye la comodidad y el mínimo respeto que merece el cuerpo humano, a su mínima expresión. Poco faltó para que a los pasajeros se los embarque en una suerte de “pallets” para ahorrar más espacio.

 

“…Tenemos que ver cómo cambian los hábitos. Las low cost a largo plazo comienzan a cambiar los hábitos de consumo. Aquí solo llevan siete meses. Lo que me ahorro en el vuelo lo puedo gastar en el destino, en un mejor hotel. Habría que ver cómo las low cost cambian el comportamiento no sólo del turismo, sino también del viajero étnico, etc….” le respondía el CEO de Flybondi, Julian Cook, a Aviacion news el pasado jueves 27.

 

Es cierto lo que dice el señor Cook, y hasta se queda corto ya que el low cost como expresión de marketing extremo se impuso  generalizándose en todo el comercio.

 

Pero lo que me interesa destacar, por lo menos en mi convicción, es que el low cost en definitiva cabalga explorando lo que llamaría degradación humana, bajando su límite  hasta donde el cuerpo humano pueda tolerarlo.

 

La “alta densidad” en la clase “economy” ya se impuso asimismo en todas las líneas aéreas, en unas con más intensidad que otras, pero nadie me desmentirá cuando afirmo que hacer un viaje de más de dos horas en cualquier clase turista de hoy es un castigo para nuestro cuerpo,  que puede ser lesivo para personas cuya conformación física (que son una mayoría) exceda el estándar tenido en cuenta para el diseño  de los asientos y la configuración del respectivo sector del aeroplano.

 

Mucha gente, como dice Cook, está dispuesta a pagar el menor precio para poder llegar al destino elegido, pero no creo que esa preferencia deba valorarse como una buena tendencia en el pensar de la gente.

 

Hoy hablamos mucho de la calidad de vida, pero en el transporte aéreo la confundimos sólo con la “safety” y con eso nos conformamos. La seguridad operacional es una razón de ser de cualquier medio de transporte, pero también debería tenerse en cuenta el mínimo de comodidad que necesita el cuerpo de cualquier mortal para hacer un viaje.

 

Más de una vez escribí que Willy Reynal fue en cierto modo el fundador del low cost en la Argentina, cuando mediante el inteligente uso de los “IT” le permitió acercar destinos a personas que, de otro modo, estaban fuera de su alcance, como fue San Carlos de Bariloche. Lo destacable es que lo hizo manteniendo niveles dignos de calidad tanto en el transporte como en el alojamiento. Respetó la dignidad del cuerpo.

 

Hoy esta supuesta modernidad, que algunos llaman “postmodernidad”, ha logrado separar a las personas de sus cuerpos y sentidos, como lo describe Harari, por eso nos sentimos alienados y desorientados.

 

Es obvio que el low cost es un negocio, y que si medimos el dinero por su valor nominal, en la apariencia parecería que todos nos beneficiamos   ya que viajamos más, sumamos para las estadísticas que miden el movimiento de personas con motivo de turismo, generamos empleo y todo eso de lo que hablan los economistas, pero el resultado es una sociedad cuya gran mayoría vivimos desconformes.

 

Y pensemos un poco, vivimos desconformes porque hemos depreciado nuestro bien de mayor valor, nuestro cuerpo, que lo castigamos sin piedad para viajar en definitiva metidos en un “pallet”.

 

Dice el mismo Harari que las empresas históricamente no han sido el vehículo ideal para encabezar las revoluciones sociales y políticas, ya que una revolución, continúa diciendo, exige a los accionistas de las empresas sacrificios y esfuerzos que, esto lo agrego yo, impactarían negativamente en sus ganancias.

 

Sin embargo pueden liderar lo que llamaría la revolución de la degradación, porque esta si genera pingües beneficios.

 

Sin embargo, estas revoluciones lideradas por las empresas de transporte aéreo low cost que generan fructíferas ganancias meramente financieras, si se sabe gerenciar el negocio producen lo que llamaría este tipo de “involuciones”, lo que no deja de ser una revolución al revés, cuyo menor precio lo pagamos con el costo, aún no medido, de nuestro cuerpo.

 

Por eso le pido al lector que al llegar a este punto regrese al copete, porque el low cost ya es un rentable “toc”.

 

Portal de América

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.


Código de seguridad
Refescar

LUIS ALEJANDRO RIZZI

Argentino, residente en Buenos Aires, abogado, trabaja en su profesión asesorando empresas. Hizo secundaria en el Colegio Nacional de Buenos Aires y la carrera en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires.

Tiene cursos de post grado en Derecho Aeronáutico y Transporte Aéreo. Fue Gerente General de Aerolíneas Argentinas; hizo periodismo económico en Radio Mitre y Radio del Plata y escribió en diversos medios sobre temas económicos y cambiarios. Fue Profesor de Comercio Exterior en la Fundación Bank Boston. Ha dado charlas y dictado cursos en varias ciudades del interior argentino y participado en numerosos congresos y eventos en su país y en el exterior. Escribe sobre Transporte aéreo, política aérea y turística y política nacional e internacional.


Las opiniones vertidas por los autores en esta sección, son de exclusiva propiedad y responsabilidad de los columnistas y no necesariamente, reflejan la idea u opinión del medio. En el Portal de América, la única regla que rige para los colaboradores, es la de observar el decoro y las buenas costumbres.

EDITORIAL

Los verdaderos números del finde largo; el mito del 12 de octubre y..."la temporada"

Los verdaderos números del finde largo; el mito del 12 de octubre y..."la temporada"

Hace algún tiempo, cuando aún era Presidente de la Cámara Uruguaya de Turismo, el actual Director General de Turismo de...

Leer más

 

ESPECIALES

Aerolínea brasileña Gol se reorganiza
Aerolínea brasileña Gol se reorganiza Gol, la mayor compañía aérea de Brasil, anunció una reorganización societaria mediante la cual pretende incorporar a su matriz el…
Leer más...

ENTREVISTAS Y REPORTAJES

Buses "Doble Decker" brasileños de 70 asientos, habilitados erróneamente
Buses "Doble Decker" brasileños de 70 asientos, habilitados erróneamente Lamentablemente, en la cada vez más inexplicable y absurda grieta que polariza la opinión -de lo que sea- en las…
Leer más...

 

 

COLUMNISTAS:

Reencuentros en Miami
Reencuentros en Miami En oportunidad de nuestra visita a uno de nuestros lugares en el mundo, como lo es sin dudas la ciudad de Miami, tuvimos encuentros y reencuentros, a pesar del escaso tiempo que esta vez le dedicamos. Llegamos desde Nueva Orleans…
Leer más...

Crónicas anteriores