Jueves, 20 Septiembre 2018 22:12

La banalidad del mercado del transporte aéreo argentino

“Lo primero que advierten las compañías es que el tráfico comercial -el que paga las mejores tarifas, pero también el primero que se resiente cuando hay caída en la actividad económica- está en baja y que el tráfico se sostiene sobre la base de tarifas promocionales, favorecidas por la eliminación de la banda inferior. Hoy la competencia -inclusive con empresas que aún no vuelan ni tienen aviones habilitados, pero fijan valores al mercado- pasa exclusivamente por el precio. El mercado no admite tarifas más altas, como lo muestran los bajos niveles de ocupación que acusan las compañías. Se trata de un viajero que solo busca oportunidades mientras las aerolíneas apelan al peligroso “compre barato ahora y viaje después”. Aviacion News.

 

 

 

 

 

por Luis Alejandro Rizzi, desde Buenos Aires

 

Desde que “Guillo, para los íntimos”, anunció la revolución de los aviones, nosotros fuimos críticos, ya que no lo considerábamos prioridad, y por otra parte veíamos serias limitaciones al crecimiento del mercado del transporte aéreo, no solo en lo inmediato sino en lo mediato.

 

Nuestros lectores son testigos de nuestra vana prédica que sustentábamos  en análisis profesionales de la realidad argentina.

 

Nuestra idea, incluso la que tratamos de promover desde una humilde posición en la Secretaría de planificación del transporte, era la de primero reformar la legislación aeronáutica para adecuarla a la “altura del tiempo”, nunca mejor usada la expresión de Ortega y Gasset, en simultñaneo intentar reformar Aerolíneas Argentinas desde  el sistema de gestión gerencial, incorporando a representantes del personal y crear una nueva cultura en el sector que parecería sólo se puede hacer desde la empresa estatal. Los que encaren su gerenciamiento sin tener en cuenta esto fracasarán fatal y estrepitosamente, como viene ocurriendo.

 

Hay personas que nos consultaron y menoscabaron nuestra opinión cuando le hacíamos  tres observaciones fundamentales.

 

La primera, que el marco económico del país era muy inestable ya que funcionaba formalmente de modo razonable mientras el país tuviera capacidad de endeudamiento para financiar gastos corrientes, lo que era una pésima política que faltamente fracasaría. Lo que no podíamos prever que iba a ser tan rápido.

Fuimos excesivamente prudentes. Nosotros pensábamos que la cosa estallaría a fines de este año o principios del 19.

 

La segunda era que la situación social es muy inestable, ya que si bien la pobreza  estadísticamente se ubicaba en un 30% de la población, en mi opinión era mucho mayor si tenemos en cuenta el nivel de ingresos y la economía marginal. Este era una limitante muy seria a la hora de planificar, cuestión esencial en el transporte aéreo ya que se debe  programar sobre la realidad económica de una sociedad. Mi conclusión era, hay potencial  para el mercado aéreo, pero condicionado a que la economía del país entre de una buena vez en cauces razonables y previsibles. El potencial del mercado es muy mediato, no menos de cinco años para que se comiencen  a advertir los cambios de fondo.

 

Y la última observación fundamental era que nuestro mercado era muy reducido, con una recurrencia de alrededor de 3,5 según me informó gente de Aerolíneas Argentinas, de modo que una mayor cantidad de participantes podía incrementar levemente el mercado en una primera época, mientras se mantuviere la estabilidad del dólar atrasado, que  habría desvíos de pasajeros hacia las oportunidades o promociones, y además que el estado subsidiaba a Aerolíneas Argentinas/Austral.

 

Estas tres observaciones nos llevaban a decirles, salvo que vuestro proyecto tenga espaldas muy grandes, si lo pone en práctica en lo inmediato, terminará mal.
Pues bien, viene a cuento el comentario del copete tomado del portal de nuestro respetado Santiago Garcia Rua y algunos diálogos tenidos personalmente con Alejo Marcigliano.

 

Para Aerolíneas Argentinas, la verdad que para Luis Malvido, debe ser su peor “malmomento”, ya que sólo un aporte  mínimo de u$s 200 millones podría poner un parche a la situación de una empresa que cada vez luce como más inviable, que acumula costos hundidos incontables, que compite deslealmente ya que cuenta con subsidios y un sector gremial dispuesto a morir por la vieja cultura aeronáutica y económica, con algún ingrediente “K” por si todo eso fuera poco.

 

En realidad, no es que los mercados sean banales, lo que pasa es que en la Argentina nadie los sabe leer y por tanto lucen como traviesos.

 

El otro día en un encuentro casual una persona del mercado del transporte aéreo y del turismo me decía “quién se hubiera imaginado que esto iba a pasar…., no se puede confiar en los mercados”.

 

Le respondí con simpleza, primero hay que  ver aunque sea cada tanto los números del INDEC, luego saber leerlos y tercero pensar un poco.

 

Esto último parecería prohibido en la Argentina, quizás por aquello de Julio Cesar en la obra de Shakespeare: “piensa demasiado, hombres asi son peligrosos”, por Casio. Luego decía “Lee mucho, es gran observador, y penetra perfectamente las acciones de los hombres”.

 

Parecería escrito para la Argentina, donde pensar es grave pecado, nos refugiamos en los epítetos y el voluntarismo.

 

Portal de América

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.


Código de seguridad
Refescar

LUIS ALEJANDRO RIZZI

Argentino, residente en Buenos Aires, abogado, trabaja en su profesión asesorando empresas. Hizo secundaria en el Colegio Nacional de Buenos Aires y la carrera en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires.

Tiene cursos de post grado en Derecho Aeronáutico y Transporte Aéreo. Fue Gerente General de Aerolíneas Argentinas; hizo periodismo económico en Radio Mitre y Radio del Plata y escribió en diversos medios sobre temas económicos y cambiarios. Fue Profesor de Comercio Exterior en la Fundación Bank Boston. Ha dado charlas y dictado cursos en varias ciudades del interior argentino y participado en numerosos congresos y eventos en su país y en el exterior. Escribe sobre Transporte aéreo, política aérea y turística y política nacional e internacional.


Las opiniones vertidas por los autores en esta sección, son de exclusiva propiedad y responsabilidad de los columnistas y no necesariamente, reflejan la idea u opinión del medio. En el Portal de América, la única regla que rige para los colaboradores, es la de observar el decoro y las buenas costumbres.

EDITORIAL

Los verdaderos números del finde largo; el mito del 12 de octubre y..."la temporada"

Los verdaderos números del finde largo; el mito del 12 de octubre y..."la temporada"

Hace algún tiempo, cuando aún era Presidente de la Cámara Uruguaya de Turismo, el actual Director General de Turismo de...

Leer más

 

ESPECIALES

Aerolínea brasileña Gol se reorganiza
Aerolínea brasileña Gol se reorganiza Gol, la mayor compañía aérea de Brasil, anunció una reorganización societaria mediante la cual pretende incorporar a su matriz el…
Leer más...

ENTREVISTAS Y REPORTAJES

Buses "Doble Decker" brasileños de 70 asientos, habilitados erróneamente
Buses "Doble Decker" brasileños de 70 asientos, habilitados erróneamente Lamentablemente, en la cada vez más inexplicable y absurda grieta que polariza la opinión -de lo que sea- en las…
Leer más...

 

 

COLUMNISTAS:

Reencuentros en Miami
Reencuentros en Miami En oportunidad de nuestra visita a uno de nuestros lugares en el mundo, como lo es sin dudas la ciudad de Miami, tuvimos encuentros y reencuentros, a pesar del escaso tiempo que esta vez le dedicamos. Llegamos desde Nueva Orleans…
Leer más...

Crónicas anteriores