"Con posición de comentarista"
Martes, 02 Julio 2024 14:50

"Con posición de comentarista" InfoTecnoVision

Quienes conocemos acerca del tema y seguimos desde siempre las coberturas en el exterior de los enviados a los diferentes eventos deportivos, fundamentalmente relacionados con el fútbol, tenemos muy clara la percepción de la forma en que han viajado en el pasado los periodistas uruguayos inmersos en un mercado débil y acotado en relación a las grandes marcas y cadenas multinacionales con las que competían y compiten. Desde los más connotados, famosos vamos, hasta los más ignotos, históricamente iban a los grandes eventos (mundiales, torneos continentales de clubes o selecciones) en su gran mayoría, sin comprar los derechos y han transmitido en medio de los demás espectadores desde una tribuna por ejemplo, y se las han tenido que ingeniar para colarse en zonas mixtas o en conferencias de prensa y hasta lograr hacer alguna pregunta. Este dato de la realidad es lo que ha generado también, a lo largo de los años, que cuando alguna empresa radial, televisiva o de prensa escrita local hacía lo correcto, pagaba los cánones correspondientes y les enviaban como es debido, reiteraban (y lo siguen haciendo aunque usted no lo crea) que cumplen su función "con posición de comentarista" que es ni más ni menos, la que les asigna la organización del evento otorgándoles la credencial que lucen colgada en el pecho. En síntesis, tener posición de comentarista hoy es condición sine qua non, si no se pone lo que hay que poner, o sea los viejos y queridos "morlacos", más vale quedarse en casa. De manera que "hacer gárgaras" reiterando que se ostenta "posición de comentarista" suena además de nostálgico, incomprensible. Hecha la precisión, desde nuestra habitual posición de comentaristas en este espacio, acerca del cual tenemos los derechos adquiridos sin cuestionamientos de ninguna índole, nos introducimos en un terreno al menos polémico, ya lo verán.

TSTT-1250x115
SACRAMENTO radisson
CIFFT 1250x115
SACRAMENTO - proasur
MINTUR 1250x115
Arapey 1250x115

por Sergio Antonio Herrera, posicionado en su escritorio
@DelPDA - direccion@portaldeamerica>

La coyuntura

Desde el partido Argentina-Canadá del pasado jueves 20 de junio hasta que termine el partido final de la próxima Copa FIFA en Norteamérica el domingo 19 de julio de 2026, los americanos, o sea quienes vivimos en "Las Américas" (no los que se han apropiado de ese gentilicio ayudados por todos los demás) hemos ingresado en un período de la historia muy especial. Veremos acelerada y multiplicada la comunicación interamericana como está sucediendo ahora y el intercambio de experiencias y emociones que como sucede por estas horas, seguirán enriqueciendo el conocimiento, generando información y ¿por qué no?, sorpresas, asombro, hasta incredulidad.

El implacable desarrollo del mercado de consumo ha ido conmoviendo tradiciones sin solución de continuidad y entonces la Copa América que tiene a Argentina y Uruguay como sus máximos protagonistas históricos, con 15 títulos cada uno, muy por encima de la potencia que es Brasil (apenas 9), ha generado que el torneo de la CONMEBOL (Confederación Sudamericana de Fútbol) admita a representantes de la CONCACAF (Confederación de Fútbol de la Asociación del Norte, Centroamérica y el Caribe) y no solamente para jugar, sino como está a la vista, para organizar sus torneos como el presente. Como agregado significativo que la FIFA  a la vez, casi como reafirmación marquetinera, haya otorgado la sede de su máximo evento cuatrienal a Estados Unidos, Canadá y México.

Las notorias diferencias

Los dos más importantes equipos representativos de la región donde se realiza el torneo, o sea Estados Unidos y México han quedado eliminados por lo que cabría preguntarse si se mantiene la estimación de más de 600 millones de dólares de impacto económico que prometía el evento.

El desconcierto ha ganado a la crítica y a la afición estadounidense ya que considera a la actual generación de jugadores como "dorada" y la señala como la mejor de su historia pero hasta el momento, no ha ganado nada. Comienzan las críticas ácidas y es incierto el panorama de cara a la realización del mundial de 2026.

Sin embargo en México el panorama es tragicómico. La afición arengada por el tradicional análisis errático por el exitismo sin fundamento de la prensa especializada, tritura a toda la organización del fútbol mexicano incluyendo a los dueños de los equipos (y del negocio), a los jugadores y también al DT Lozano pero, aparentemente éste no perdería su cargo.

Los periodistas argentinos destacados en EEUU si bien elogian a Colombia y Uruguay y de algún modo respetan a Brasil, esta vez con el valor agregado de ostentar los títulos de América y del Mundo, ven exacerbado su chauvinismo y no pierden ocasión de comparar TODO, con lo suyo y obviamente dejar en claro que es lo mejor...

Los colombianos en general están subidos a un carro de la victoria que históricamente les es conocido, más por frustraciones que por logros pero aún así, mantienen su tesitura de gran optimismo, acerca de su muy buen equipo.

Los panameños no entienden nada, ni ellos mismos creen que pasaron de ronda.

Repasamos la prensa escrita brasileña y cuesta encontrar no sólo titulares, sino noticias de la actual Copa América. En las portadas se habla más del Brasileirao, de la selección femenina de fútbol que va a los juegos de París y del lujoso reloj que está usando Neymar.

Y los uruguayos todos, reverenciando cada día más al Pitufo Lombardo, tratando de no creérnosla vamos susurrando por todos lados

Mezcla de agua dulce
Mezcla de agua y sal
Aldea dentro de esta aldea universal

Descolgando el cielo
Tres millones van
Color que ilumina sueños
Orgullo de identidad

Nunca favoritos
Siempre desde atrás
Milagro que nos abraza
En el minuto final

Portal de América

 

Comentarios  

Muy interesante el análisis. La sorpresa la han dado los panameños venciendo a los EE.UU. y los canadienses pasando a cuartos.

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.