Conceptos, tipos y modalidades de turismo V. Turismo de naturaleza
Lunes, 09 Agosto 2010 00:24

El origen del turismo de naturaleza esta íntimamente ligado  a la creación por parte de los Estados de los parques nacionales, con el propósito de conservar en ellos la flora, la fauna y las bellezas naturales que poseían en sus territorios.
TSTT-1250x115
Fiexpo 2024 1250x115
Mintur verano 1250x115
Arapey 1250x115

por Miguel Ángel Acerenza, desde México


ANTECEDENTES

El origen del turismo de naturaleza esta íntimamente ligado  a la creación por parte de los Estados de los parques nacionales, con el propósito de conservar en ellos la flora, la fauna y las bellezas naturales que poseían en sus territorios, como se podrá ver en los antecedentes que se disponen al respecto y que exponemos a continuación.

En 1872 se crea en los Estados Unidos de América el Parque Nacional de Yellowstone, que es considerado el parque nacional más antiguo del mundo, y en 1890 también en Estados Unidos, es creado el Parque Nacional de Yosemite.  Por supuesto que podríamos mencionar otros parques también muy antiguos, pero los señalados constituyen  una referencia obligada cuando se habla de los antecedentes de los parques nacionales.  El motivo por el cual los mencionamos es por el hecho de que esos parques en sus inicios eran en realidad “reservas federales” que estaban bajo el control del Ejército de Estados Unidos.

No es sino hasta que se promulga la Ley del Servicio de Parques Nacionales de 1916, que se crea en el seno del Ministerio del Interior el Servicio de Parques Nacionales como una agencia civil, con la misión de preservar la flora y la fauna, y prever el disfrute de los parques por parte de la población, para lo cual se autoriza al Ministerio del Interior a contratar “servicios recreacionales”   Esas decisiones son las que se consideran marcan el inicio de lo que posteriormente se denominaría “turismo de naturaleza”.

Muchos años más tarde, por lo que se conoce como el Acto del Yermo (Widerness Act) firmado por el entonces presidente Lyndon B. Jonson, en septiembre de 1964, se crea el Sistema Nacional de la Preservación del Yermo (áreas deshabitadas) para que esas tierras, ya poseídas por el pueblo estadounidense, “fueran manejadas para uso y disfrute de la población americana, de manera que la fauna y su hábitat fueran mantenidas tan silvestre como fuera posible, para el disfrute futuro del Yermo”.

De acuerdo con dichos antecedentes, es claro que  el propósito que inspiró la creación, tanto los parques nacionales como la preservación de las áreas naturales, no fue la preservación per se, sino  “el uso y disfrute de los recursos naturales allí existentes por parte de la población.
   
Para que se tenga una idea del volumen de personas que disfrutan de los recursos naturales con fines turísticos, vale decir que para el año 2008 solo el Sistema de Parques Nacionales de los Estados Unidos contaba con casi 400 unidades, de las cuales 58 de ellas correspondían a parques nacionales que recibían alrededor de unos 277 millones de visitantes (sin contar los visitantes que recibían los parques estatales).

En el caso de Latinoamérica existen también iniciativas muy tempranas para la conservación y uso turístico de los recursos naturales.  Los primeros pasos para la creación de áreas protegidas surgen en Argentina en 1903, cuando Francisco P. Moreno dona al Estado argentino 7500 hectáreas de su propiedad en el área del actual Parque Nacional Nahuel Huapí, con la expresa finalidad de “mantener su fisonomía natural y de que las obras que se realicen sólo sean aquellas que faciliten comodidad para la vida de los visitantes, para solaz y esparcimiento de las presentes y futuras generaciones”  La superficie donada originalmente fue ampliada por decreto del Poder Ejecutivo en 1907, y posteriormente en 1922 hasta alcanzar una superficie de 785000 héctareas, creándose así el Parque Nacional del Sud, que posteriormente en 1934 pasaría a denominarse Parque Nacional Nahuel Huapí.

Otra iniciativa temprana en Latinoamérica es la creación del parque nacional de Santa Teresa en Uruguay gracias a la obra del historiador y arqueólogo Horacio Arredondo, quién concibió y propuso al entonces Presidente de la República  Dr. Baltasar Brum recuperar la fortaleza (patrimonio histórico del Uruguay), entonces abandonada y cubierta por la arena, y la formación de dicho parque.  Arredondo rescato de las dunas a la fortaleza de Santa Teresa y plantó más 3.000.000 de árboles  autóctonos y exóticos.  Dando origen así al parque nacional más extenso del país y de mayor afluencia de  turistas nacionales y extranjeros que lo visitan para conocer la reliquia histórica, contemplar la naturaleza y disfruta de sus magníficas playas, hospedándose o acampando en las facilidades que el parque ofrece para ese fin.


COMENTARIOS

Un hecho importante a destacar en relación con la creación de los parques nacionales en Latinoamérica y su uso con fines turísticos, es que en 1935 la entonces Unión Panamericana, antecesora de la actual Organización de los Estados Americanos, hizo una recomendación a los Estados miembros sobre la conveniencia de que se ocuparan de “la reserva de zonas que encerraran bellezas naturales, restos arqueológicos o reliquias históricas, para declararlas parques nacionales.   Debiendo dichas zonas estar provistas de los elementos necesarios para facilitar su conocimiento y el acceso a los visitantes”.
La mayoría de los parques nacionales y áreas protegidas más importantes de Latinoamérica,  que atraen grandes flujos de turismo nacional e internacional para contemplar y disfrutar de la naturaleza y la belleza escénica del paisaje, con excepción de los parques nacionales de Nahel Huapí y de Iguazú  en Argentina, y de Santa Teresa en Uruguay, son posteriores a la recomendación de la Unión Panamericana de 1935.      En efecto, el Parque Nacional de Iguazú, en Brasil, cuyo principal atractivo, al igual que su homónimo de Argentina, son las Cataratas del Iguazú, fue creado en 1939.  El Parque Nacional de Galápagos, en Ecuador, y el Parque Nacional Torres del Paine, en el sur de Chile, se crearon en 1959.  El Parque Nacional de Manú, en la selva del Perú, fue creado en 1973.   Y como dato interesante debe decirse que la mayoría de los parques nacionales de Costa Rica, que constituyen uno de los atractivos turísticos más importantes del país, se  crearon  en los años setenta.
    Como se habrá podido observar entonces, el turismo de naturaleza en muy anterior al ecoturismo, y al igual que éste tiene lugar en áreas naturales.  Pero a diferencia del ecoturismo, las áreas naturales en los parques nacionales y zonas protegidas son preservadas para que los turistas actuales y las futuras generaciones puedan  disfrutar de la flora y la fauna en su estado silvestre.

En el próximo artículo veremos los antecedentes y la evolución de las distintas modalidades del turismo rural.

Portal de América
    

Comentarios  

muy buena informacion. servira de mucho a estudiantes de turismo como yo.
me parece totalmente util ya que me ayudo bastante en mi trabajo de realidad turistica, muchas gracias por la informacion puntual

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.