Conceptos, tipos y modalidades de turismo IV. Ecoturismo
Lunes, 26 Julio 2010 00:25

El ecoturismo es un concepto que tiene ya casi 30 años y sobre el cual existe aún cierta confusión debido a las múltiples y variadas interpretaciones que se le han dado al término.
Arapey 1250x115
TSTT-1250x115
Fiexpo 2024 1250x115
Mintur verano 1250x115

por Miguel Ángel Acerenza, desde México

ANTECEDENTES

    El ecoturismo es un concepto que tiene ya casi 30 años y sobre el cual existe aún cierta confusión debido a las múltiples y variadas interpretaciones que se le han dado al término.   
    El problema reside en el hecho de que originalmente el ecoturismo no surge como respuesta a una motivación turística.  Este concepto tiene sus raíces en los movimientos ambientalistas de los años ochenta, cuando los conservacionistas comprendieron que a pesar de las críticas que se le hacían al turismo, éste era un medio apto para obtener recursos económicos para la conservación.
    El término ecoturismo se debe al arquitecto mexicano Héctor Ceballos-Lascurían, miembro de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), quien es reconocido como la persona que lo acuña y define por primera vez en 1983.  Ceballos-Lascurían definió el ecoturismo como:
    
    “Aquella modalidad turística ambientalmente responsable en viajar o visitar áreas naturales relativamente sin disturbar con el fin de disfrutar, apreciar y estudiar los atractivos naturales (paisaje, flora y fauna silvestre) de dichas áreas, así como cualquier manifestación cultural (del presente y del pasado) que pueda encontrarse ahí, a través de un proceso que promueva la conservación, tiene bajo impacto ambiental y cultural y propicia un involucramiento activo y socialmente beneficioso de las poblaciones locales”

    Por supuesto, esta definición fue reconocida y utilizada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), pero no logró una aceptación generalizada entre los investigadores y especialistas en turismo, razón por la cual académicos, organismos gubernamentales, operadores turísticos y organizaciones vinculadas al medio ambiente, han tratado de definir al ecoturismo, dando origen a las múltiples definiciones existentes.   Según K. Ziffer (1989): “El término ha eludido la definición firme porque es una noción compleja que ambiciosamente intenta describir una actividad, establecer una filosofía y esbozar un modelo de desarrollo”
    No es sino hasta 1993 en que la entonces Sociedad de Ecoturismo (hoy día The Internacional Ecoturism Society, TIES) definió al ecoturismo como: “Un viaje responsable a áreas naturales que apoya la conservación del medio ambiente y mejora el bienestar de las comunidades locales”.
    En ocasión de la Cumbre Mundial del Ecoturismo celebrada en la ciudad de Québec, Canadá, en mayo de 2002, en el marco del “Año Internacional del Ecoturismo”, y bajo los auspicios del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Organización Mundial del Turismo (OMT), la mencionada sociedad internacional de ecoturismo propuso su definición, y la misma recibió un amplio reconocimiento a nivel mundial.  Por tanto, desde entonces es la definición más aceptada.

COMENTARIOS


    De acuerdo a esa definición, el ecoturismo tiene lugar en áreas naturales, donde se llevan a cabo las denominadas “actividades ecoturísticas”, algunas de las cuales consisten en recorridos por zonas en estado silvestre para apreciar la naturaleza, observar las aves y otro tipo de fauna autóctona propias de las áreas visitadas, efectuar caminatas por zonas montañosas, descenso de ríos en balsas, etc.  Por ello la Organización Mundial del Turismo y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, en el documento conjunto en que ambas organizaciones establecen las directrices para la ordenación de los parques nacionales y zonas protegidas para el turismo, se refieren siempre al “turismo natural” o “ecoturismo”, y aclaran: “El ecoturismo es un fenómeno que engloba toda una serie de opciones, que varían desde un enfoque purista científico hasta la visita de recreo a una zona natural como actividad de fin de semana o como parte de un viaje más importante.  Por ese motivo, en el presente (documento) se utilizan indistintamente los términos “turismo natural” y “ecoturismo”.
    A los efectos del propósito del documento preparado por la OMT y el PNUMA no hay ningún problema en utilizar indistintamente los términos “turismo natural” y “ecoturismo”, pero debe quedar muy claro que no todo el turismo en áreas naturales es necesariamente ecoturismo, como muchas veces se piensa.   Existen diferencias apreciables entre uno y otro.
    En efecto, el ecoturismo como se ha visto, surge recién en 1983 por el interés de los ambientalistas por la conservación del medio ambiente.  Mientras que el turismo de naturaleza tiene sus inicios en 1916 con la creación en los Estados Unidos de América del Sistema Nacional de Parques, con el propósito de preservar la flora y la fauna, y prever el disfrute  de los parques por parte de la población para lo cual, ya en esa época, se autorizó la contratación de servicios recreativos para ese fin.
    Estados Unidos de América fue pionero también en la preservación de las áreas naturales.  En efecto, en 1964 crea el Sistema Nacional de la Preservación del Yermo (áreas deshabitadas) para que esas tierras, ya poseídas por el pueblo estadounidense, “fueran manejadas para el uso y el disfrute de la población americana, de manera que la fauna y su hábitat fueran mantenidas tan silvestre como fuera posible, para disfrute futuro del Yermo”.  La preservación de las áreas naturales por tanto, tenía el propósito que la población pudiera disfrutar de dichas áreas, como veremos en el próximo artículo.
     Pero volviendo al ecoturismo, debe decirse que este no es en realidad una panacea, puesto que las bondades que tanto se le atribuyen son seriamente cuestionadas.   En efecto, existe una creciente inquietud a nivel internacional por el hecho de que el mismo no está  contribuyendo a mejorar las condiciones de vida de las comunidades.  Se conocen de muchos casos en los cuales  ciertas formas de ecoturismo  no solo no contemplan lo suficiente a las poblaciones locales, sino que están teniendo un impacto negativo en el medio ambiente y que las comunidades indígenas no están recibiendo los beneficios de su desarrollo.
    Esta realidad es la que ha dado origen al surgimiento a un nuevo concepto del ecoturismo que enfatiza en la dimensión social de este tipo de turismo, al que se le ha denominado “ecoturismo comunitario”, y sobre el cual consideramos oportuno   hacer algunos breves comentarios al respecto.   
            El ecoturismo comunitario, más conocido  como turismo  comunitario, surge como una alternativa para generar ingresos complementarios a las actividades tradicionales de las comunidades rurales  (de campesinos, indígenas y mestizos) que no se beneficiaban de las bondades que pregonan los promotores del ecoturismo.  
    Esta nueva modalidad del ecoturismo no es por tanto un sustituto de las actividades tradicionales de las comunidades locales, sino que las complementa.   Se caracteriza por la participación activa de la población  en todas las etapas del proceso de prestación de los servicios turísticos en la localidad, por lo que gran parte  de los beneficios económicos que genera la actividad turística en el lugar se distribuye en la propia comunidad.
    El desarrollo del turismo comunitario ha despertado tal interés, que el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) publico, en julio de 2001, un documento denominado  Directrices para el Desarrollo del Turismo Comunitario, en el cual se establecen los lineamientos para el desarrollo de este tipo de turismo, y se describen algunos principios generales a tener en cuenta para su fomento. Incluyendo en dicho documento   experiencias prácticas, con ejemplos de varios países que han establecido políticas y desarrollado con éxito el turismo comunitario.     

     En el próximo artículo veremos los antecedentes y evolución del turismo de naturaleza.    

Portal de América 

Comentarios  

Seria bueno que la gente se asocie para trabajar cooperativamente ya que el turismo no solo es extrajero sino tabien local, que puede ser de vacaciones o de negocios, ya que en muchos pueblos de latinoamerica los habitantes obtienen sus ingresos en su mayoria de las labores turisticas, y todo esto como una alternativa para su desarrollo socio-economico. En muchos de los casos el ecoturismo esta tomando ventaja para captar la atencion de los turistas como en http://tours.evocero.com , y ademas lugares simples pero unicos en el mundo en donde los turistas puedan llevarse una buena perspectiva del sector y atraer mas turistas con su buena recomendacion.

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.