Domingo, 11 Febrero 2018 20:37

Actualizaci贸n en modo carioca

Hace 38 años, en 1980, por primera vez habíamos subido el Corcovado para llegar al Cristo Redentor con mi esposa. Hace un rato repetimos la experiencia. Creemos que aunque volvamos cien veces más, seguiremos sorprendiéndonos y emocionándonos ante la magnificencia de tan indescriptible espectáculo. La conjunción de la maravillosa obra con el increíble paisaje, seguramente sea uno de los cuatro o cinco imperdibles a nivel mundial.

 

 

por Sergio Antonio Herrera, desde Río de Janeiro - @DelPDA

 

Por el feriado, casi no opera ninguna de las excursiones regulares en el destino. Tuvimos la suerte, luego de intentarlo antes con cuatro cinco taxistas más, -sin éxito-, de dar con Edson, quien a bordo de su Toyota Corolla por 200 reales, accediera a llevarnos a la base del Bondinho -y esperarnos- para luego trasladarnos a Santa Teresa -con tiempo libre para almorzar-, Lapa, Floresta de Tijuca y retorno al hotel, desde las 11 a las 16.

 

 

La “industria” del Corcovado

Lo normal es llegar a Cosme Velho a la base desde donde sale el tren de cremallera -Bondinho- y por 75 reales ida y vuelta, subir hasta la estatua ícono de la ciudad desde 1931. Pero...llegamos 10.45 y haciendo la fila veíamos un cartelito: “Próximo servicio 13 horas”. Cuando nos tocaba el turno de llegar a la ventanilla, cambiaron el cartelito y la salida sería a las 14. Volvimos tras nuestros pasos ya que al llegar nos habían advertido la demora y ofrecido subir en vans por 35 reales por persona. Información certera de modo parcial ya que ese precio era hasta Paineras y ahí deberíamos trasbordar a otras camionetas, pagando 41 reales más por persona.

Llegamos al estacionamiento de Paineras y allí un hombre con remera con logo oficial del Parque Nacional de Tijuca nos informó que "el próximo servicio sale a las 14 horas y cuesta 41 reales pero si quieren seguir ya, ahora, el precio es 60 reales..."

Obviamente, pagamos los 60 y allí nos permitieron pasar a una terraza donde había música en vivo y una vista espectacular pero...debíamos seguir hasta la plataforma adonde abordaríamos las otras vans y entonces...como no podía ser de otra manera, pasamos por el shop con souvenirs del lugar. Allí nos testearon la entrada, pasamos y seguimos viaje hasta el monumento.

Hay que reconocer que si bien, "está todo muy bien armado para vivir y dejar vivir" a todos quienes de una u otra manera allí trabajan, el servicio es inobjetable y de muy buen nivel, a tal punto que, a pesar del calor reinante -aunque teniendo en cuenta que las vans tienen aire acondicionado- los choferes se presentan de corbata y muy bien vestidos.

Ahora Sambódromo

Me voy se hizo tarde, nos vienen a buscar en un rato.
Después les cuento.

Portal de América

Escribir un comentario

Promovemos la comunicaci贸n responsable. No publicamos comentarios de usuarios an贸nimos ni aquellos que contengan t茅rminos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.


C贸digo de seguridad
Refescar


EDITORIAL

O los peruanos no saben contar o...los 4M de turistas de Uy son el fiasco que denuncia el PDA

O los peruanos no saben contar o...los 4M de turistas de Uy son el fiasco que denuncia el PDA

"PromPerú asegura que 4,4 millones de turistas llegarán al país este año"  titula el Portal de Turismo y dice: "La...

Leer m谩s

 

ESPECIALES

Definitivo: no habr谩 crisis a茅rea sin acuerdo para el Brexit
Definitivo: no habrá crisis aérea sin acuerdo para el Brexit Ustedes han oído a Michael O’Leary, entre otros, decir que si no hay un acuerdo para el Brexit, toda la…
Leer m谩s...

ENTREVISTAS Y REPORTAJES

M茅xico: temor a que las embajadas asuman tambi茅n la labor del CPTM
México: temor a que las embajadas asuman también la labor del CPTM El periódico Milenio asegura este miércoles que existe un temor a que de igual forma que parece que ocurrirá con…
Leer m谩s...

 

 

COLUMNISTAS:

Reencuentros en Miami
Reencuentros en Miami En oportunidad de nuestra visita a uno de nuestros lugares en el mundo, como lo es sin dudas la ciudad de Miami, tuvimos encuentros y reencuentros, a pesar del escaso tiempo que esta vez le dedicamos. Llegamos desde Nueva Orleans…
Leer m谩s...

Cr贸nicas anteriores