Miércoles, 25 Enero 2017 00:29

Limón en Costa Rica: sobre gustos...

La última escala del crucero que realizamos recientemente, luego de las de Cartagena en Colombia; Montego Bay en Jamaica y George Town en Caimán, fue en Puerto Limón, Costa Rica. Era nuestra primera vez en esta nación y a pesar que desde siempre la hemos considerado favorablemente por sus diversos índices característicos que la sitúan en los lugares preferenciales si hablamos de biodiversidad; libertad de prensa; seguridad; democracia; salud o educación, nunca la habíamos colocado mentalmente como un destino turístico a visitar. Definitivamente es un lugar que "parte las aguas" a la hora de evaluarlo. Hay quienes aman conocerla y hay quienes la miran con respeto pero desde lejos, como yo. Para colmo, el día de nuestra visita (viernes 13 de enero) estuvo lluvioso, con viento y jamás vimos el sol. Amigos nuestros han vuelto fascinados luego de estar en San José, en Manuel Antonio, en Tortuguero o en la misma Puerto Viejo en la que estuvimos nosotros, camino a Manzanillo en la excursión contratada. Todos ellos destacaron con énfasis la posibilidad de practicar canotaje, el canopy, el rafting, disfrutar las playas de arenas volcánicas, o sea, exactamente todo lo opuesto a nuestro gusto emparentado con el hedonismo. Jamás hicimos ni haremos por propia voluntad camping ni turismo de aventura. Tenemos que dormir en hoteles y cuanto más confortables mejor y adoramos las arenas blancas y el mar caribe del folleto, de aguas trasparentes, cálidas y "tipo plato". Durante todo el día vimos al Caribe embravecido, con olas, nos embarramos caminando y no se nos pasó por la cabeza sentarnos a comer.

 

 

por Sergio Antonio Herrera, de su reciente viaje al Caribe

 

Lo mejor por lejos del paseo fue el guía, un hombre de una cultura excepcional quien nos dio un pantallazo muy completo acerca de todo lo importante de este país de unos 5 millones de habitantes que se ha dado el lujo de prescindir del ejército desde 1949. En este momento el 53% de los estudiantes universitarios son mujeres "lo que está indicando que dentro de poco más de dos décadas estaremos gobernados seguramente por mujeres" comentó el guía (de quien no recuerdo el nombre lamentablemente). Al escucharlo casi sin pensarlo le dije a un argentino que venía sentado cerca en el micro: "Ya les llegarán sus Cristinas y sus Dilmas", lo cual no le gustó nada y me lo hizo saber con un "No estoy de acuerdo con usted...". Fin del diálogo rioplatense.

La caminata hacia el Mirador de Manzanillo en el entorno muy peculiar de un sendero entre el mar y la tupida vegetación que algunos le lleman selva.

 

El banano, la piña y el café junto con el turismo son los puntos fuertes de la economía tica -"dígannos ticos, no es peyorativo, nos gusta que así nos llamen"- indicó el guía.

Precisamente la provincia de Limón es el lugar de la mayor cantidad de fincas bananeras y allí los trabajadores son bastante bien considerados. Se les otorga vivienda para la familia y no se les cobra la energía ni el agua y en algunos casos hasta se les brinda Internet y Cable gratis. Los salarios se nos dijo oscilan en unos 150 dólares semanales y los hombres van al trabajo de campo y las mujeres van a la planta y son las que seleccionan los frutos de exportación. Los niños tienen guardería o escuela, según la edad.

No, ni asado ni tortas fritas. Cocinan el famoso y autóctono Gallo Pinto en base a arroz y frijoles para el desayuno en la playa

 

Las olas y el viento en el caribeño este costarricense. El país limita además al norte con Nicaragua; al oeste con el Océano Pacífico y al Sureste con Panamá

 

La pasarela hacia el mirador

 

El Mirador de Manzanillo, a pocos kilómetros de Bocas de Toro, en Panamá

 

Antes de abordar nuevamente, le dedicamos un buen rato a visitar un mercado de artesanías y productos varios en el propio puerto con muy buenos precios

 

El evidente desarrollo turístico de la zona donde priman los hostels y los hotelitos de tres estrellas es una muestra muy clara que hay mercado para este tipo de lugares donde abundan los mochileros y se conserva mucho de la cultura jamaicana introducida por los naturales de ese país que vibieron a trabajar al ferrocarril en el siglo diecinueve.

Visitar este enclave resultó ser a nivel personal una experiencia gratificante, sobremanera desde lo profesional.

El guía reiteraba de vez en cuando que ese no era un lugar del Caribe para tumbarse al sol una semana como la mayoría, sino que era especial para las caminatas, los deportes, la aventura.

Me quedó muy claro.

Portal de América

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.


EDITORIAL

En turismo no se puede seguir jugando para la tribuna

En turismo no se puede seguir jugando para la tribuna

El Plan de Turismo Sostenible 2009-2020 que tanto mencionan las jerarquías del Mintur, apareció un día con el agregado informativo...

Leer más

ESPECIALES

¿Cómo funciona el conocido pero poco utilizado sistema RAT?
¿Cómo funciona el conocido pero poco utilizado sistema RAT? En estos tiempos contar con mecanismos redundantes o secundarios en caso de falla en los sistemas de las aeronaves es…
Leer más...

ENTREVISTAS Y REPORTAJES

Nuestro crítico elige su hotel barato y su hotel caro preferidos en España
Nuestro crítico elige su hotel barato y su hotel caro preferidos en España Está catalogado como una pensión. Pero Les Cols Pavellons (Avenida de les Cols, s/n; +34 699 81 38 17), en…
Leer más...

 

 

COLUMNISTAS: