Jueves, 14 Diciembre 2017 23:56

En aviación se nivela para abajo y en el turismo, hay que dejar de fantasear y volver a la realidad

Nuestro director terminó de aplanar la ruta interbalnearia durante buena parte de la semana. Comenzó a medir los contenidos grabados y a subirlos a Youtube para que luego en edición los aprontasen para insertarlos en el programa PORTAL DE AMÉRICA TV. Produjo el guión, grabó la presentación, los copetes de cada nota y cuando terminó de sumar los tiempos de toda la producción, cayó en la cuenta que le faltaban algunos minutos de contenido artístico y ya no quedaba tiempo de salir a producirlo. Abríó nuevamente la lente de la filmadora, apretó el botón para empezar a grabar y caminó dos o tres pasos hasta su escritorio. Tomó asiento, respiró hondo y se dispuso a intentar generar algo que fuese digno del final de un programa con mucha sensibilidad y mucha sinceridad. Nos pidió que desgrábasemos sus palabras, escribiésemos este copete y que dijésemos así: "Esto es lo que salió":

 

 

 

Quedamos con una sensación muy compleja luego de producir Portal de América TV de esta semana. Encaramos como ustedes saben el turismo y la aviación comercial con la óptica nuestra, que no es ni mejor ni peor que otras, es simplemente nuestra óptica, siempre con la intención de sumar, aunque muchos entiendan (o quieran entender) lo contrario. Y para sumar hay que informar, criticar, hacer ver las fallas, opinar, sugerir, hay que jugarse.

 

Es lo que nosotros hacemos, y como se dice en estas tierras, con chauchas y palitos. Ustedes vean que todavía el auspicio de este programa es del canal.....

 

Hicimos unos cuantos kilómetros, invertimos unas cuantas horas, dormimos muchísimas menos, todo el equipo de Portal de América. No somos un montón, somos muy pocos y no podemos ser más por ahora. Las condicionantes de este país lamentablemente no permiten los grandes equipos, por lo que hay que apelar a todos los recursos.

 

Este reflexión final no es ni una queja, ni un S.O.S. Es simplemente una reflexión, es seguir plantándonos de cara a lo que está aconteciendo en el turismo y la aviación comercial en el Uruguay.  

 

En el turismo, actividad en la que se miente mucho, y no solo del lado oficial, sino también del lado privado, se infla el globo tanto hasta que explota. Porque las burbujas en estos tiempos siempre terminan explotando.

 

Y la aviación comercial, es el negocio del silencio, nosotros le pusimos este nombre a la actividad porque cada vez más es el negocio del silencio. Todo es secreto, nadie se la juega.

 

Hace pocos días, como ustedes saben, estuvimos en el Foro de Líderes de ALTA, y allí, uno llega a pensar que la aviación comercial en América Latina es una cosa. Pero cuando se ve la realidad de lo que pasa por ejemplo con el Grupo Latam, y con la novedad que la aerolínea Azul Uruguay no arranca, uno se da cuenta que la realidad es otra.

 

¿Hacia dónde vamos? ¿Qué es lo que estamos haciendo con la aviación comercial? ¿La estamos nivelando para abajo? Cada vez que hay despidos, y cada vez que hay medidas, escuchamos a los delegados sindicales de las distintas aerolíneas, no sólo del Uruguay sino de todo el mundo, advertir acerca del deterioro de la seguridad. Invariablemente cada vez que se habla del deterioro de la seguridad cuando se toman medidas que afectan a los recursos humanos, nosotros hemos salido a poner la cara y decir que la seguridad no ha sido afectada, por ejemplo con la desafectación de los despachadores de vuelo. Hemos dicho que no se afecta cuando se da paso a la tecnología en lugar de la hora-hombre.

 

Lo que no podemos seguir sosteniendo, es que si sigue esta política global de apostar únicamente a la tecnología, dejar cada vez no solamente menos espacio para el trabajo del hombre, sino que las horas-hombre que se dejan funcionando están cada vez peor pagadas. Y la aviación, que era una actividad con glamour, con muchos beneficios, con algo elemental en el transporte aéreo que era que sus trabajadores estuvieran habituados a viajar, porque es parte del conocimiento que deben tener para cumplir con sus funciones. Cada vez se les coarta más a los recursos humanos esa posibilidad, y se terceriza en condiciones que desde ya lo advertimos, distan mucho de ser no solamente dignas, no sé hasta qué `punto pueden estar de acuerdo con las leyes vigentes. No puede alguien trabajar en la aeronáutica ganando un salario mínimo. Se exigen idiomas, cultura, presencia. Las mujeres no pueden ir a trabajar sin maquillarse, no puede ir nadie sin estar bien vestido.

 

Pongamos las barbas en remojo. Pensemos lo que estamos haciendo. Y con relación al turismo, para cerrar, sigamos tratando de volver a la sinceridad, si es que alguna vez la tuvimos. Dejemos de inflar los globos, dejemos de fantasear, volvamos a la realidad, hagamos de esto una industria seria, no sigamos por donde vamos, pues vamos mal.

 

 

Portal de América

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.


Código de seguridad
Refescar

EDITORIAL

Caso judicial sobre comentarios falsos en TripAdvisor

Caso judicial sobre comentarios falsos en TripAdvisor

Contando con el privilegio de estar entre los contactos de nuestro querido amigo chileno Eugenio Yunis, -el único miembro lationoamericano...

Leer más

 

ESPECIALES

¿Se está acabando el negocio aéreo 'low-cost'?
¿Se está acabando el negocio aéreo 'low-cost'? La edad dorada de las aerolíneas de bajo coste está llegando a su fin. De hecho, los planes de crecimiento…
Leer más...

ENTREVISTAS Y REPORTAJES

"Desde ahora pueden considerar que las Cataratas de Iguazú son uruguayas"
"Desde ahora pueden considerar que las Cataratas de Iguazú son uruguayas" La afirmación es de Gustavo Santos, Secretario de Gobierno de Turismo de la República Argentina, durante el lanzamiento de la…
Leer más...

 

 

COLUMNISTAS:

Chicago: no sólo viento y rascacielos
Chicago: no sólo viento y rascacielos La llegada no fue de las mejores. Falló el traslado; la recepcionista nos dio equivocado el número de la habitación en el misterioso hotel Congress. Cuando finalmente bajamos, pasadas las 22, salimos para cenar sin preguntar y tomsmos la Avenida…
Leer más...

Crónicas anteriores