Martes, 06 Junio 2017 20:09

Residencia presidencial de Punta del Este, un valor a preservar

El 24 de de mayo pasado, contrariamente a lo anunciado, no hubo reinauguración por parte del presidente, quien a pesar de haber sido adelantado, no estuvo, tampoco el Jefe de Gobierno local, Enrique Antía. Tampoco se habilitó el ingreso a la prensa -salvo alguna excepción-. Vemos una imagen de la imposibilidad de ingresar. ¿Será residencia ministerial? SAH El 24 de de mayo pasado, contrariamente a lo anunciado, no hubo reinauguración por parte del presidente, quien a pesar de haber sido adelantado, no estuvo, tampoco el Jefe de Gobierno local, Enrique Antía. Tampoco se habilitó el ingreso a la prensa -salvo alguna excepción-. Vemos una imagen de la imposibilidad de ingresar. ¿Será residencia ministerial? SAH

La restitución de la residencia presidencial de Punta del Este a la Presidencia de la República ha sido una muy buena noticia. Donada por Mauricio Litman a tales efectos, siempre criticamos que la anterior administración le adjudicara un incierto destino. Algunos atribuyen al presidente Sanguinetti el considerar a  Punta del Este un lugar donde es políticamente incorrecto mostrarse y esa idea, con algunas excepciones, se ha mantenido hasta ahora. Pero Punta del Este ahora recibe los más variados públicos, y es  lugar de encuentro de ricos y famosos, pero  también de profesionales, empresarios, intelectuales de todo el mundo y políticos de todas las tendencias tanto uruguayos como de los países vecinos.

 

 

Por ello entonces, que nuestras autoridades decidan frecuentarla es bueno y hasta debería ser obligatorio y bienvenido, por ejemplo por los sindicatos de la construcción cuyos afiliados se benefician de las inversiones inmobiliarias que tanto trabajo dan.

La sola presencia del presidente de la República ya jerarquiza nuestra ciudad resort. Citemos solamente los casos de Palm Beach y Eisenhower o Hawái y Obama.

Sin querer disponer del descanso de los presidentes, que bien merecido lo tienen, su presencia puede transformarse en un formidable instrumento de promoción y relaciones públicas para el turismo y para todo el país.

Nadie duda que el presidente Vázquez le dé buen uso y tampoco podemos dudar del que harán sus futuros ocupantes.

Pero como “más vale prevenir que curar” queremos advertir para que no se desvirtúe el valor de la residencia. Y ese valor está dado por una palabra que puede molestar pero da mucho valor: la exclusividad. Digamos la misma que tienen Anchorena y Suárez.

Ningún Presidente puede estar obligado a abrir su casa a todo el mundo. Si lo hace perderá el valor que significa “ser invitado por el presidente”, que en el mundo es inmenso. Nos consta.

Hay que tener en cuenta, además, que esta Residencia es importante siempre y cuando esté en ella y reciba el presidente.

Sin su presencia pierde todo valor. En Punta del Este hay cantidad de casas más atractivas y espectaculares que ésta. La Azotea de Haedo, por ejemplo. Este puede ser un lugar magnífico para protocolo de las distintas reparticiones del Gobierno.

Hay que actuar dejando de lado todo tartufismo, priorizando el valor de esta residencia, que es de todos, aunque la sigamos mirando desde afuera.

 

Portal de América - por Damián Argul
   

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.


EDITORIAL

La novela de PLUNA aún no llegará a su fin

La novela de PLUNA aún no llegará a su fin

Estos días puede leerse en algunos medios masivos que la “novela de PLUNA llega a su fin”, como atribuyendo un...

Leer más

ESPECIALES

El polo, una excusa para atraer al turismo de lujo
El polo, una excusa para atraer al turismo de lujo Argentina es uno de los países mejor posicionados en el mundo del polo por la calidad de sus jugadores, caballos…
Leer más...

ENTREVISTAS Y REPORTAJES

Punta del Este se perfila como destino de turismo de bodas
Punta del Este se perfila como destino de turismo de bodas Casarse en un hotel cinco estrellas, frente al mar en una isla o bien campo adentro en una estancia turística…
Leer más...

 

 

COLUMNISTAS: