Miércoles, 29 Abril 2015 12:55

Aclaración relacionada a las fuentes del PDA

Recibimos de modo directo la preocupación del Directorio de Alas Uruguay en relación a una imagen utilizada por el PDA en el artículo Los 7 malditos vuelan con un solo juego de motores que aparentemente habría generado la molestia de la sindicatura de Pluna SA.


La publicación del artículo coincidió con un contexto de capacitación que se realizó en las instalaciones del Aeropuerto de Carrasco a parte del personal que trabajará en la nueva aerolínea uruguaya y este hecho, según nos fue informado, habría llevado a sospechar a la sindicatura de Pluna SA que la captura de la imagen publicada podría haberla efectuado alguno de los participantes del curso.

Si ello hubiese sido verdad, correspondería indiscutiblemente la molestia de la gente del Contador Ferreira quien en todo momento y desde que apareció a la luz pública la posibilidad de desarrollar el proyecto de los extrabajadores de Pluna, tuvieron de su parte el más amplio apoyo como por otra parte fuese relatado por este medio en más de una oportunidad, cuando dijimos que la sindicatura había facilitado de muchas maneras el "aterrizaje" de Alas Uruguay en las oficinas de la terminal aérea.

Nos comentan además que está vigente un acuerdo de confidencialidad en relación a existencias de la exaerolínea en las instalaciones de uso común, lo cual es también muy lógico.

Yendo directamente al tema, decimos que la sospecha es totalmente infundada y que la imagen que nos llegó y publicamos proviene de una fuente que no tiene la más mínima relación con Alas Uruguay, la cual como corresponde, no vamos a revelar.

Quienes son parte activa del sector y conocen nuestra forma de trabajo y tienen contacto con nosotros tienen muy en claro que si hubiésemos optado alguna vez por publicar los datos, imágenes y documentos que nos han confiado con la recomendación "no es para publicar", podríamos haber generado muchos escándalos en la muy reservada actividad en la que nos movemos. El tema de Pluna es de conocimiento público y no debemos olvidar que precisamente hemos sido autores del libro Pluna, el riesgo de volar alto para lo cual hemos tenido testimonios de "media Pluna y un poco más", los cuales no se han extinguido.

La versión del juego único de motores nos legó por diversos contactos con diferencia de pocos días y en el mismo contexto a nuestra casilla de correo llegó la imagen publicada.

Estábamos con mucho interés de intentar algún contacto periodístico con la sindicatura de Pluna SA, quizás este tema acelere esa gestión.

Sergio Antonio Herrera

Portal de América

Escribir un comentario

Promovemos la comunicación responsable. No publicamos comentarios de usuarios anónimos ni aquellos que contengan términos soeces o descalificaciones a personas, empresas o servicios.


Código de seguridad
Refescar

EDITORIAL

El lado oscuro de la aviación civil regional, en un contexto general de hipocresía plena

El lado oscuro de la aviación civil regional, en un contexto general de hipocresía plena

Mientras el mercado del transporte aéreo crece a nivel planetario y por consiguiente, los ingresos para la industria a nivel...

Leer más

 

ESPECIALES

Argentina: alarma en las agencias por la caída estrepitosa de la venta en octubre
Argentina: alarma en las agencias por la caída estrepitosa de la venta en octubre El mes de octubre, que usualmente es clave para la contratación del verano, este año atraviesa una fuerte caída según…
Leer más...

ENTREVISTAS Y REPORTAJES

Se presentó en Montevideo la Red de Juderías de España, Caminos de Sefarad
Se presentó en Montevideo la Red de Juderías de España, Caminos de Sefarad El evento tuvo dos instancias de presentación en el Centro Cultural de España ante autoridades, integrantes de la Comunidad Sefaradí…
Leer más...

 

 

COLUMNISTAS:

Reencuentros en Miami
Reencuentros en Miami En oportunidad de nuestra visita a uno de nuestros lugares en el mundo, como lo es sin dudas la ciudad de Miami, tuvimos encuentros y reencuentros, a pesar del escaso tiempo que esta vez le dedicamos. Llegamos desde Nueva Orleans…
Leer más...

Crónicas anteriores